Buscando inspiración culinaria

Últimamente no tengo mucho tiempo para nada. Anda muy liada aquí. Pero intento buscar un ratito para escribir una entrada, es una mezcla de válvula de escape y necesidad de contactar con mis lectores fieles.

Hoy os pido ayuda, hace ya bastante tiempo compré en Lidl, lo poco que me gustaba ir y en cambio ahora ( ya os lo contaré en otra entrada). Uy, que comienzo a divagar, compré Azúcar vainillado. En su momento no sabía para qué utilizarlo ni cuando, a día de hoy sigo sin saber dónde utilizarlo.

Antes que llegue su fecha de caducidad, os pido ayuda, si sois tan amables de hacer una proposición,  culinaria eh, de  cómo y dónde utilizarlo.

A ver si salen unas recetas deliciosas y en el próximo puente lo pruebo de hacer, que tal me sale.

Y aunque no tenga que ver con el tema ( escribo escuchándola), aquí os dejo una canción que siempre me tuvo enamorada,  más si cabe  la voz de la cantante, aunque en la peli que apareció era un bodrio en mi opinión.

¿ Nos gusta angustiarnos ?

He visto esta foto por facebook, y he pensado en el post de hoy. ¿ Por qué a algunos le da miedo la comunicación ? ¿ es miedo al rechazo quizás ? ¿ o simplemente a algunos les gusta sufrir e ir de víctimas ?

Es cierto que a determinadas personas les gusta complicarse y complicar la vida. Atención ese tipo de gente no contéis conmigo

 

El mar, fuera de temporada

Para mí el mejor momento para visitar los pueblos costeros,  es la época de frío. Dado que los otoños e inviernos no son demasiado fríos, se puede salir de fin de semana.

Por esta zona mediterránea, en verano la costa está inundada de turistas, que disfrutan de sus vacaciones. Por lo tanto el volumen de personas, algunas veces triplica o más al número de habitantes.

Por eso en esta época se puede disfrutar de la calma del mar, y la tranquilidad del pueblo.

Y eso es lo que hicimos este fin de semana.

Disfrutar de la serenidad de la costa:


De los paseos por las solitarias calles, en las que de repente te encuentras con una pequeña iglesia:

O paseando, respirando paz, por las calles del castillo. Imaginando como sería allí la vida, en otro tiempo:


Encontrando la estatua de una  famosa actriz denominada el animal más bello del mundo,  que disfrutó del pueblo, hace muchos, muchos años:

Comprobar como el mundo sigue modas, y todavía existe amor. Siguiendo una novela de F. Moccia y los candados:

Sea cualquiera que sea el motivo, siempre es un placer acercarse a Tossa de Mar. Aunque sólo sea por las vistas:

¿ Cómo os ha ido el finde a vosotros ?

En sus zapatos y nunca mejor dicho

Si hace un tiempo os contaba esto: en sus zapatos.  Ahora os puedo contar que no es que mi hija calce mi mismo número de pie, sino que ahora soy yo la que calzo un número menos que ella. Y que los zapatos que le quedan pequeños ya no los pasamos a otros, no, no. Me los pasa a mí, que para eso me he quedado con el 39 y ella por el momento va por el 40.

feliz fin de semana

Sin causa ni razón

Este año no me apetece la Navidad. No sé por qué pero no me atrae nada. Quizás sea por que me canso siempre de celebrarla del mismo modo. Con familiares que ves de tanto en cuanto, especialmente cuñados y cuñadas, a los que realmente enviaría a tomar Fanta pero sin Fanta. Tengo la intención de cambiar completamente el panorama este año.

Ayer hablando con una compañera en mi faceta deportiva, le dije que no tenía ni la más mínima gana de hacer el teatro de otros años. Cuando le dije lo que realmente me apetecía era irme de viaje, ella me contestó:” a New York ? ” Había adivinado exactamente mi pensamiento o quizás soy demasiado previsible, me temo que sí.

Necesito buenas razones para celebrar la Navidad y disfrutarla, venga se admiten propuestas  ¿ Quién empieza ? Ho, ho ,ho . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . 

Sobre premios

Mi querida Guacimara, me otorgó,  hace bastantes días ya, un premio: The Versatile Blogger Award. Debo pasarlo a 15 blogs, pero ahí viene mi “problemilla”: ¿ a quién ? Como no me decido se lo paso a quien quiera hacerlo de mi blogroll.

Debo comentar 7 cosas sobre mí, allá voy:

1. Soy muy, muy, muy nerviosa. Los que me conocen bien dicen que pongo nervioso a un santo, con mi ritmo de vida

2. Me encanta crear, ya sea pintar ( que poco hago), crear piezas de bisutería, restaurar muebles, o simplemente un plato nuevo

3. Soy bastante, por no decir muy testaruda. Soy terca, cabezota y me cuesta muchísimo dar mi brazo a torcer. En especial en círculos íntimos

4. Cuando me enfado soy terrible en los quince minutos que siguen. Aléjate lo máximo posible de mí, pero en mi defensa diré que soy  de olvido fácil y nada vengativa.

5. Quisiera no tener sentido del rídiculo

6. Soy extremadamente incrédula. No me creo nada que no haya experimentado por cuenta propia

7. Me gustan mucho los zapatos. Tengo muchos y algunos sin estrenar. Ayer viendo un capítulo de Sexo en Nueva York me recordó a mí,  en el tema de los zapatos.

Venga quién se anima y me cuenta 7 cosas suyas

Real como la vida misma

Atención a todas esas mujeres que se plantean ser madres en un corto o largo plazo. Lo primero que deben borrar de su diccionario particular es la palabra YO.

Por mucho que nos prometan que la vida va a ser la misma de antes, e ilusas de nosotras nos lo creemos, nada va a ser igual que antes. No es que vaya a ser mejor ni peor, simplemente diferente pero más vale que estéis preparadas, por si acaso. Luego no digáis que no se os advertió.

Os cuento lo que el sábado me ocurrió. Esta semana estoy durmiendo poco y mal. Suelo estar sobre las seis de la mañana en pie, con mis planes en mi cabeza para realizar. El sábado, debería ser por una conjunción planetaria, me tumbé en mi sofá mientras el resto de familia veía una peli en otra de nuestras dependencias ( jajajaja suena a castillo)

Los telefilms de la hora de la siesta son mortíferos por necesidad, o quizás cumplen su función a la perfección, bueno realmente no lo sé pero lo único que sé es que la mezcla de cansancio y aburrimiento hizo que me quedase frita. Pero a los cinco minutos vino mi angelito ( o demonio ) de hijo, que al ver a su mami con los ojos cerraditos y cara relajada, no se le ocurre que darme un susto con el grito de Buuuu!!!! Imaginar mi reacción, nada amigable, pensar en esto futuras mamis.  Pero no acaba aquí la cosa, a los 10 minutos otra voz melodiosa rompe mi sueño, o pre-sueño, esta vez mi media naranja, qué le hago a los niños para merendar. La respuesta fue mucho menos amigable que la anterior, que narices para eso es mi marido.

Dado que mi intención de descansar era imposible, dediqué el resto de la tarde a ver una película, que quizás os suene a cursi, pero a mí me gustó Postdata te quiero. Pero el maldito Whatsapp hizo presencia. Imaginar la escena móvil cargando en la cocina, yo en el salón viendo la peli, ya que no me dejaban dormir, y el maldito móvil sonando. Entre una amiga, mi socia en un proyecto y mi hermana, coincidían en enviarme mensajitos y yo corriendo entre la tele  y el móvil. En fin la próxima vez lo silencio y punto.

Y para empezar este lunes os dejo una canción que últimamente aparece en un anuncio de coches, y me encanta y me anima por partes iguales:

¿ Y tú de cuál eres ?

El otro día escuché hablar sobre las redes en un programa de radio. Según contaban, Linkedin es una red para profesionales, Twitter es una red para debatir noticias, un tipo de periodismo en la red y finalmente Facebook es más informal, para pasarlo bien.

Yo Linkedin no lo uso, Twitter poco, aún no entiendo bien su funcionamiento pero Facebook . . . . . . Facebook me tiene enganchada, ¿ será que soy informal y sólo trato de pasármelo bien ? Pues sí, soy así de superficial, que sólo se vive una vez y hay que disfrutar

¿ Y tú de cuál eres ?

Feliz fin de semana a tod@s

Mi última lectura

Este año la lectura es mi tema pendiente. No sé que ocurre que no llegan a mis manos libros interesantes o quizás será que no sé escoger lo correcto, pero me cuesta muchísimo leer.

El último libro que he leído ha sido Un hostal en los Pirineos de Julia Stegg. El tema parecía interesante, un pueblecito idílico en los Pirineos franceses, con sus lugareños. Un matrimonio extranjero, británicos para ser más concretos, un hostal en venta  que es comprado por los extranjeros y a partir de aquí la historia de ellos con el pueblo. Como un pueblo ideal no lo es tanto en realidad.

He tardado una eternidad para acabarlo por que la historia no me acababa de atrapar. Es un libro que no pasará a mi memoria literaria, como últimamente me ocurre. Ya sé que para disfrutar con la lectura debería escoger algún clásico que no defraude pero soy masoca y en mis manos vuelve a estar uno que ví El Corte Inglés. Creo que no me defraudará, o sí ? Y vosotr@s ¿ qué estáis leyendo ?

No puedo con las injusticias

El sábado estaba de compras por Barcelona, por la zona de las calles cercanas a las Ramblas, exactamente por la plaza del Pi. Primero os debo comentar que yo debería haber sido policía, dada la intuición que tengo para detectar a los chorizos.

Llegando a dicha plaza delante de nosotros iba un grupo de turistas franceses de la tercera edad. Una piltrafa humana, es decir un personaje enganchadísimo a alguna adicción, disimulaba con una vaso de café delante nuestro. Mi marido y yo lo comentamos y nos fijamos en el personaje, el primer intento lo abordó por que mi hijo se cruzó por medio jugando. Pero en el segundo cuando hizo el intento, con la duda del qué hacer cuando vas con niños, mi marido lo reprendió junto a mí. El ladrón se hizo el loco y huyó a toda prisa, las ancianas nos lo agradecieron en francés y español. Entonces yo les comenté que vigilaran que habían muchos ladrones, en especial carteristas.

Me vino a la memoria, cuando un día en Barcelona le robaron el monedero a mi madre de la forma más fina posible en unos grandes almacenes, conocidísimos. Aquella señora podía haber sido mi madre, que ya no está en este mundo mientras que ese deshecho humano podía ser su ladrón y él por desgracia,  sí que sigue caminando por nuestras calles. Y os lo confieso yo con los drogadictos soy muy radical: NO los aguanto.

Quisiera que los políticos que ahora están en campaña se pasearan por las calles de la gran ciudad a ver el panorama y que el dinero se hubiese  invertido donde debía haber sido invertido en su día, léase policía por ejemplo, por que patrullar poco se les ve. Luego nos quejamos de la  imagen que tienen desde el exterior de nuestra ciudad o de nuestro país

Ah y un último consejo, si se os acerca ( por ejemplo en el metro ) alguien con una chaqueta colgada en el hombro, cuidado que es una de las formas más rápidas de robar sin que nadie se dé cuenta. Aunque siempre  hay alguien que está al quite