El grupo Whatsapp de padres/madres del cole

Primero y principal, soy muy selectiva con mis amistades/ conocidos. Pero eso no significa que sea una antisocial, bueno quizás un poquito, o a lo mejor un mucho, pero me da igual la verdad.

En mi opinión que mis hijos compartan clase con otros niños no significa que deba ser amiga íntima de todos los padres o todas las madres, simplemente con respetar y ser respetado basta, es una obviedad en toda regla.

Por eso no entiendo la necesidad de tener un grupo Whatsapp de padres/madres de clase. Yo no soy muy fan de los grupos “whatsapperos”, ni de dar mi número de móvil que para mí es personal, de hecho no aparece en ninguna guía telefónica.  Cuando el colegio de mis hijos dio la idea de formar un grupo para informaciones básicas, me pareció correcto. Fue el curso pasado pero para finales de curso viendo como era utilizado por parte de algunos del colectivo padres / madres guays (que si bromitas, que si chistes sin gracia a cualquier hora, que si fulanito de turno se ha dejado los deberes como casi tarde) me borré.  Sí, sin contemplaciones. Me da exactamente igual lo que piense la gente de mí, paso totalmente. Si algo no me gusta prefiero cortar que estar aguantando.

Pero cúal es mi problema……………. pues que este año me han vuelto a añadir sin dar mi consentimiento 😦    Sabéis cuál ha sido mi solución: silenciarlo durante un año. Lo malo es que tengo que ir borrando.

A mí tonterías las justas.

El lunes más deprimente

Según he escuchado por radio, hoy es el lunes más deprimente del año. Han pasado las vacaciones de navidad, estamos en plena cuesta de enero, hace frío, etc, etc, etc. . .

Pues yo lo tengo claro, a mí no me deprime nadie, ni siquiera los kilitos de más cogidos estas navidades, ni  mi única compañera de oficina que me abre cada día la puerta  de la empresa cuando llego y no es capaz ni de dar los buenos días.

Nada, que yo soy optimista por naturaleza y no dejo que nada ni nadie me deprima. Y menos las indeseables personas tóxicas, que no me van a contagiar su forma de ser , ni hablar.