Cuatro días pasan volando

Cuatro días de fiesta dan para mucho o para poco, según se mire. Pero lo que es realmente cierto es que pasan volando. Mucho más rápido que un día laboral.

Pues estos días, me ha dado tiempo a disfrutar con una cena entre amigos, con mucha comida, muchas risas y algunas botellas de Rioja que entraron muy bien con lo frías que están siendo estas noches.

Nos dió tiempo de una excursión a Rupit,  con otros amigos. De agradecer la lluvia caída estos días para poder ver un magnífico salto de agua, en un imponente y privilegiado paisaje. El camino estuvo resbaladizo, lleno de hojas caídas y barro. Pero lo más alucinante fue cruzarse en el camino con mujeres con tacones, o con botas de ante o de piel, y vestiditas con abriguitos de paño. Urbanitas fuera de su ubicación correcta.

 

Pude terminar los cojines nuevos, y a empezar una mantita. Como no de granny square, por que me ha dado por los cuadraditos esos, a ver si consigo utilizar las dos cajas de lanas sobrantes que tengo.

También nos dió tiempo a hacer la compra mensual, volver a comprobar como sube todo. Y a empezar a ver las tiendas llenas de decoración navideña. A despertar mi interés por este mes, que es uno de mis favoritos. Bienvenido Sr. Noviembre

¿ Qué tal os ha ido a vosotros ?