De libros

Hace unos días, fui a la bilioteca en busca de algunas de las recomendaciones que me había anotado del programa de la Milà. De todas las que llevaba, tan sólo encontré una. Y es del libro que os hablo hoy.

La enzima prodigiosa de Hiromi Shinya. Sólo puedo decir que me parece un timo total. No me ha gustado nada. El escritor es un cirujano japonés, conocido por sus avances en el campo de la coloscopia, cosa que nos queda muy claro a lo largo del libro. Repite y repite lo bueno que es en su trabajo muchísimas veces a lo largo del libro.

El libro nos intenta vender una forma de vida sin enfermar basado en una buena alimentación, como si fuera una novedad. Pero lo que menos me ha gustado es que siendo escrito por un cirujano, el libro  tiene muy poco rigor científico. Son opiniones de él sin base detrás, ni estudios que demuestre que lo que está divulgando sea cierto al cien por cien. No aporta evidencias a sus palabras que puedan aportar veracidad a lo que indica. Más me parece una forma de enriquecerse con la venta del libro que una forma de aportar nada nuevo ni científicamente probado.

Lo peor son sus teorías sobre el cáncer, he aquí una de las tonterías mayores que he escuchado y me parece un gran insulto para los que hemos perdido familiares, en mi caso mi madre y mi padre, por culpa de esta enfermedad, he aquí una las memeces que escribe:

No creo que sea imposible curar el cáncer a través del amor. Si una persona de verdad cree que se curará y experimenta auténtico amor desde lo profundo de su corazón, creo que esa persona será capaz de vencer la enfermedad. Si deseas con fuerza desde el fondo de tu corazón que quieres vivir, sin importar nada, ver a tus amados hijos o nietos crecer, entonces es probable que vivas para que eso suceda.

Leyendo eso me dan ganas de decir Que gilipollas bobo eres!!!! Para mi es insultar a los que no tienen la suerte de superar la enfermedad.

Por supuesto que no recomiendo el libro.

Sandra que razón tienes.

Anuncios

Sin concentración

Últimamente tengo tantos temas  pendientes en mi cabeza que no me concentro en los temas cotidianos. No es que me quiten el sueño pero si que me despierto en mitad de la noche pensando en ellos, eso me despierta y también me despierta que se me duermen las piernas por cierto personajillo.

Pero no me centro ni me relajo  en asuntos corrientes, me parece que a más de un@ lector@ le pasa. Por ejemplo el otro día estaba duchándome y compartía ducha con mi jefa, mi jefe, la tutora de mi hija, la frutera y hasta mi perro, todos allí dentro sin realmente estar ninguno presente. Simplemente en mi cabecita. Una ducha pensando en temas o tareas pendientes menos en centrar mi tiempo en relajarme.

O hacer cualquier tarea sin prestar atención en lo que se está haciendo, y con el pensamiento muy, muy lejano. Creo que a más de un@ le debe ocurrir, verdad ?

Mi prioridad de este año aprender a saber relajarme y poder concentrarme  ¿ Quién me ayuda ?

 

 

La verdad de mi historia (by Jumpy)

Hola,

Soy Jumpy. Llevo dos meses con mi nueva familia y bueno puedo decir que no está mal la convivencia, nada mal para decir la verdad.

En cuestión de alimentación,  me cuidan muchíiisimo. Aparte del pienso de mascotas, esta familia está muy centrada en cuestión de alimentos. Y cómo me tratan!!! Son bárbaros, sólo os diré que el jueves, el Amo me dejó una tortilla de patatas que era para cuatro y me la zampé yo solito !!! Habéis oído: yo solito!!!!!! Simplemente subir mis patitas delanteras al mármol de la cocina y self service. ¡Qué rica! todavía babeo cuando lo pienso. Luego tuvo que ir a comprar un pollo asado (a l’ast) según le comentaba a mi Ama. Fijáos si son considerados. El segundo plato para mí y ellos a por comida fuera. En Nochevieja me dejaron un plato enterito de sushi encima de la mesa, allí . . . . a mi alcance. No me pude resistir.  Ahora sé porqué es uno de los platos favoritos de mi Ama y de mi Amita. Pero en Navidad ya probé los canapés, ricos, ricos, tal como os cuento con el sushi, pasó con el canapé. Bueno y he probado las empanadillas y el pescadito fritos, todo, todito me gusta. Mi Ama dice que soy su cuarto perro pero yo la veo un poco novata aún, visto lo visto.

También se preocupan mucho por mi comodidad a la hora de dormir.Tengo dos camas, una en el comedor y otra en la planta de arriba. Pero no se tienen que preocupar. No hacía falta gastarse dinero en camitas de perro, por muy cómodas que sean. Yo en cuanto veo que tienen necesidad de relajarse por la noche y se sientan en el sofá ante el televisor, muy discretamente me voy sigilosamente escaleras para arriba, sin hacer apenas ruido no vaya a molestar. En un momento me planto en la cama de mis Amos, que ésa si que es verdaderamente cómoda. Cuando ellos se retiran a descansar, me retiran con sumo cuidado  y me colocan en mi cama, me tapan con la mantita que hizo mi Ama. Tal como si fuera un niño o un bebé. Creo que éstos se creen que soy como un niño 😉 Pero da igual de madrugada, según me de, vuelvo a subir a su cama. Como mi tamaño es grande, la pobre de Ama encoge sus piernas para que quepa. El otro día al levantarse oí algo de dormirse las piernas, pero digo yo . . .  dormir, duerme el cuerpo entero, no?

Sobre el tema salir, no me puedo quejar. Llego a salir a la calle hasta cinco veces en un día. Creo que no quieren que me quede solo en casa. Y todo porqué me he cargado todas las cortinas del comedor- salón. ¡¡¡Pero es que eran muy feas!!! Además le he hecho un favor a mi Ama, días atrás escuché como decía que se las quería cambiar. Ahora dice que no sé qué de unos chinos y gastar poco por si las rompe. Parecido me ocurrió con las mochilas de la academia de inglés de mis Amitos, no podía dejar que salieran a la calle con semejante cosa fea. Ah y le he diseñado un modelo nuevo de anorack, con ventilación trasera.

Y qué os voy a contar sobre entretenimiento, juguetes varios me han comprado pero nada comparable a unos buenos calcetines o unas buenas zapatillas. Una cosa extraña que veo es la manía que tiene mi Amita de colocarse en la cabeza uno de mis juguetes favoritos, creo que se llama gorro con pompón, o algo parecido.

Bueno hasta aquí mi primera crónica Jumpynera.

FELIZ FIN DE SEMANA a mis lectores (si hay alguno que se manifieste)