No hay mal que cien años dure

Últimamente mi mantra es la frase que titula este post: no hay mal que cien años dure, no hay mal que cien años dure, no hay mal que cien años dure . . . 

Aún siendo una persona super, mega, hiper positiva, la tensión y la presión que estoy sufriendo en mi mundo laboral a veces pueden conmigo aunque no lo demuestre. Y tampoco lo muestro por aquí ya que actualmente la vida en internet se ha convertido en mostrar al mundo lo inmensamente feliz que es uno.

Así que intento buscar válvulas de escape o micro momentos de felicidad. Y un instante de máxima felicidad es ver cuando llego a casa a partir de las 14 h, ver a mi Jumpy asomado al balcón esperando mi llegada:

5659BA29-81B4-425E-A576-185979D2B76C.jpeg

Os he hecho un efecto lupa para que lo veáis.

Saber que le importas a alguien  sin esperar nada a cambio es lo mejor del mundo.

 

 

 

Anuncios

Feliz Sant Jordi

Feliz Sant Jordi a tod@s!!! Feliz San Jorge!!!

Si un día queréis vivir una jornada especial os recomiendo totalmente una visita a Barcelona el día de Sant Jordi. Todos los 23 de abril podéis disfrutar de una maravillosa primavera en la calle, llena de puestos de libros y rosas. Con una temperatura fabulosa que invita a salir  a pasear.

Él regala  a la rosa a su amada y ella el libro a su amado. Pero no os preocupéis  que puede ser totalmente al revés, ella recibir un libro y él  una rosa.

El ambiente festivo en día laboral que se vive en la ciudad es maravilloso. La ciudad luce espléndida. Como muestra así está de bonita la Casa Batlló de Gaudí:

 

AB80A775-1D46-4292-B2CF-B33B6474F43E.jpegA0404BEE-77DA-4584-BABC-8FE1C36C4DA1.jpeg

Del rojo al gris

Esta mañana me he preparado para desayunar un bol de fruta fresca: fresas, arándanos, frambuesas y plátano. Un cóctel de vitaminas naturales, según los libros que estoy leyendo de alimentación sana. Además de un color rojo subido que hace subir el ánimo. Otra forma de alimentar es la vista, a más color, más fuerza me transmite. Y además hoy que es lunes.

0A09998F-CAF5-442A-B697-C3C5C27D4E2D.jpeg

Me disponía a salir tan contenta de casa, cuando ya en la calle, el color gris me rodeaba por completo:

532C3E75-BFA5-4B5F-8AF2-4650236FAA5E

Y es que la vida es así, del rojo intenso puedes pasar al gris triste, en un pequeño instante.

(reflexiones de un lunes)

De pelis

Tengo un hijo adolescente. Con todo lo que se llega a escuchar, para mí la adolescencia de mis hijos no la planteo como un problema, sino como una época en la vida. Y en la vida pasamos por muchas y diferentes épocas. No voy a negar que la infancia de nuestros hijos es una etapa bastante fácil, por mucho que nos inunden a consejos y formas de actuar. Como dice una amiga mía, vivir como madre la infancia de tus hijos es la etapa Disney. Coincido con ella pero vivir la adolescencia de tus hijos es una fase que nos pone a prueba, nos sorprende y nos enriquece a cualquier madre. En todos los sentidos, tanto en lo bueno como en lo malo. Estamos en ese periodo de tiempo en que no debemos ser padres estrictos ni debemos ser sus colegas, es un equilibrio dificil de encontrar y llevar.

Con todo esto quiero decir que mi hijo como muchos chicos de su edad tiene un montón de hobbies típicos de adolescente.  Pero hay un tic de él que me sorprende. Y creo saber de que progenitor lo ha heredado (me, of course) Pues ese tic es ver películas con temas profundos. Cuando hablo de profundos son pelis que transmiten un mensaje. No solo el cine americano de aventuras, del cual es fan también, sino películas con un fondo que traspase la pantalla.

La última  que vimos en sábado de palomitas y cine fue: The lady and the van. Un filme que me gustó muchísimo sobre la vida de una anciana vagabunda en una furgoneta. La actriz principal es la maravillosa actriz Maggie Smith, todos los papeles que hace esta señora, me encantan.

Sé que es muy difícil que los chavales sientan algún tipo de atracción por pelis de este tipo, pero a veces da la casualidad que por la temática se sienten atraídos y es la excusa perfecta para que vean buen cine. Algunas veces sale bien y otras no tanto.

 

The-Lady-in-the-Van

Más librerías, por favor

Vivo en una localidad muy cercana a Barcelona, de más o menos 38.000 habitantes.

Pues en toda la localidad no tenemos ni una librería  exclusiva de libros. Es decir que sólo se dedique a la venta de libros. Papelerías-librerías hay, creo yo, unas tres. Combinan la venta de material escolar y de manualidades con un mini espacio para los libros.

Pero lo que sí que abunda son centros de estética y depilación, y también dentistas. En unos años vamos a tener los niños con mejores sonrisas del mundo, gracias a los aparatitos para corregir malas dentaduras, que casualmente casi todos tienen. Pero ¿ qué nivel de cultura tendrán?

Lástima que cada día se priorice más la estética que la cultura, que se viva de la imagen de fuera en lugar de cultivar nuestro interior. Nunca fue tan fácil acceder a la cultura, y cada vez veo menos interés por parte de todos. Lo que hubiesen dado muchos de nuestros antepasados por vivir en esta época.

Si hemos vivido una crisis económica, con pobreza social, también estamos viviendo la pobreza intelectual. Una pena.

 

 

La antisocial

(Advertencia este post debe leerse con la banda sonora de La incondiconal de Luis Miguel pero con cambio de letra, la antisocial, la,la, la, la. . .. )

Soy una antisocial y me encanta. Pero lo que otros llaman antisocial, yo  lo denomino ser una persona selectiva. Selecciono quién o qué me interesa y quién o qué no.

Por esa razón, no me gustan nada, aborrezco diría yo, los grupos de Whatssapp. Es más me borraría de más de uno pero creo que me quedaría sin amigos.

Y lo que peor llevo, las bromas tontas, o mejor dicho las gilipolleces, que suelen enviar los dichosos grupitos, sin pizca de gracia. A mí no me hacen gracia, aunque todos los del grupo envíen emoticones de risas y más risas. Qué pasa que si no hace risa y no pones nada eres la rarita ? Pues me encanta ser la rarita y encima antisocial. 😉

Buen fin de semana.

 

Hablando de series

Paso totalmente de la tele normal, pero me he hecho adicta a las series. Y Netflix es el mejor invento para mí.  Me imagino que fue inventado para que no fuéramos conscientes de la realidad y estuviéramos entretenidos sin darle mucho a la maquinaria cerebral, como los programas denominados basura o las redes sociales, pero uno puede entretenerse como le apetezca y pensar o cuestionar o actuar contra el mundo en que vivimos. No todo es blanco o negro, hay muchísimos matices entre los dos.

En estos momentos soy fan total de una serie danesa llamada Rita. Y aunque digan que somos tan diferentes a los nórdicos, viendo estas series, me doy cuenta que  muchas problemáticas son idénticas.

La protagonista es una profesora a la que adoran y quieren los alumnos  pero no gusta a depende que padres. Ella es un tanto especial ya que su comportamiento no entra dentro del guión establecido por la sociedad en general, de ahí el atractivo del personaje. Y lo que más me gusta: su lucha con los padres, choca totalmente con la forma de educar a los niños de algunos padres. Según una frase de la serie, se dedica a ser profesora para proteger a los niños de sus padres. Aunque parezca muy radical, estoy muy de acuerdo con ella. Profes que me leéis, opináis igual??

Estoy sensiblera

Sobre las tres menos cuarto volvía hacia la oficina, tras el rápido descanso de una hora para la comida. Pues bien a esa hora siempre me encuentro una vorágine de niños que se dirigen hacia el colegio (está de camino a mi oficina desde  mi casa).

Este mediodía había un grupo de niños y niñas subidos a un banco contemplando,  entre chistes y risotadas, el espectáculo de ver una paloma aplastada en el asfalto por algún coche. La escena era bastante salvaje, el pobre animal era un amasijo de sangre y plumas, según pude ver de refilón porque no quise fijarme mucho en esa desagradable visión.  EL juego consistía en aclamar que algún vehículo aplastara aún más al animal.

Quizás hoy estaré sensiblera pero a veces me parecen tan crueles los niños. Y éstos son los que me pagarán a mí la jubilación ?!?! 😉  Mucho asquito me dan.

Como decimos por aquí “quin jovent, quin jovent!!!” ( que juventud, que juventud!!!)

 

El bien más preciado: el tiempo

En la actualidad el bien más preciado para mí es el tiempo. El dinero lo puedes perder pero también lo puedes recuperar, como todo lo material. El tiempo no. Todo el tiempo que vayas a perder en tu vida, jamás será recuperado.

Con esa doctrina estoy intentando no perder mi tiempo innecesariamente. Por ejemplo voy a retomar todos los temas que me hacen feliz.

Tengo una jornada partida de 8 horas en una oficina, en la cual podría estar 6 seguidas y me sobraría tiempo. He intentado mejorar mi horario pero lucho con una  propietaria anciana que lo necesita de verdad es  a un auxiliar de geriatría más que a una secretaria o  administrativa. Pero aún sabiendo que mi tiempo libre es escaso, mi principal propósito este año es hacer lo que me hace realmente feliz. Escribir en el blog, pintar o dibujar, y leer.

¿Creéis que conseguiré invertir mi tiempo en mi propia felicidad ? No voy a pensar lo intentaré., voy a pensar lo haré.