Extrañas conversaciones

Ayer mientras limpiaba, (que raro una madre trabajadora que está los domingos limpiando, verdad? ) una de las muchas estanterías con libros que tengo, pensaba qué opinaría Goethe si viera que está junto a Tom Wolfe, o Isabel Allende al lado de Jostein Gaarder, cómo conversaría Terenci Moix con Vicente Blasco Ibañez, Naguib Mahfouz junto a Carlos Ruiz Zafón, o Gabriel García Márquez pegado a Sándor Márai, Eduardo Mendoza y Amy Tam, etc, etc, etc… Tantos y tantos variados escritores que tengo en mi casa. Creo que en el único lugar que no tengo libros es en el aseo.

Da igual las conversaciones que tuvieran, extrañas o no, pero bien seguro que serían muy interesantes. No os parece ?

Y así se me hacen más llevaderos los ratos de limpieza.  🙂

 

 

Anuncios

Un DIY la mar de fácil

Hoy os hablo de lo que hice ayer tarde. Para mí las tardes de domingo son las peores de la semana. Si no tienes planes, obviamente. Letalmente aburridas, siempre busco formas diferentes de entretenerme, tanto a mí como  a los míos. Esta vez algo tranquilito ya que ando medio coja por culpa de una contractura.

Hace unos años compré unos corazones de poliespán  y los tenia olvidados en el armario. Suele ocurrirme siempre, compro material para un futuro proyecto. Pero ese proyecto puede tardar años en llevarse a cabo. Más vale tarde que nunca debieron de pensar los corazones  ya que los he aprovechado para hacer mis primeros DIY navideños de este año. Una cosa muy fácil de hacer y queda muy resultona.

Tan sólo he utilizado cuatro corazones de poliespán, unas tijeras,  tela la que más os guste o si habéis hecho el cambio de armario, haced como yo: dos camisas viejas que iba tirar y finalmente cinta bonita.

  • Hacemos una hendidura alrededor de los corazones y por la parte posterior también. Cortamos la tela a una medida más grande que los corazones. La parte delantera la hice de dos partes aprovechando la zona de botones de la camisa y la parte posterior hice el corte de forma vertical ya que luego no se ve.

IMG_6229.jpg

  • Con la ayuda de la tijera metemos la tela dentro de la hendidura:

IMG_6230.jpg

cor.jpg

  • Añadimos la cinta con la misma técnica de insertar con la ayuda de las tijeras, podéis añadir aplicaciones si os apetece. Yo las pegué con adhesivo para tela. Y ya están listas para colocar donde se quieran:2cors.jpg

 

Yo ya las tengo colgadas en la ventana:

IMG_6237.jpg

Son super fáciles de hacer y sin necesidad de coser, mejor imposible.

5478 días, más o menos.

Esto días se está rememorando Operación Triunfo, un programa que en su día me enganchó, con un reencuentro de sus protagonistas. Hace  ya 15 años que el programa se estrenó.

A mí estos 15 años me han pasado muy, quizás, demasiado rápido. Pero en realidad no soy consciente que los años van pasando, y a veces no los voy disfrutando lo suficiente.

Echando la mirada atrás y haciendo balance, lo que me  ha parecido un suspiro no lo ha sido tanto porque muchísimas cosas me han ocurrido durante estos 15 años: he sido madre por segunda vez, he perdido a mi madre y a mi padre. También se fueron algunos tíos, primos, suegra y suegro.  Nuestro perrito también. Me he cambiado de casa, y un par de coches he estrenado. Cerró la empresa en la que tenía el empleo de mi vida, pero batallando varios años encontré el empleo en el que estoy. Intenté fundar dos microempresas pero fueron fallidas las dos. He estudiado varios idiomas: inglés, italiano y alemán. He cursado diversos estudios de índole diferente, el que más feliz me hizo fue Dibujo y Pintura,  he comenzado una carrera de Diseño en la universidad. He sido invitada a bodas, bautizos, comuniones y funerales. He viajado lo que he podido. He creado un blog y he encontrado gente maravillosa tras él. He conocido a amigos de verdad y otros que no lo eran tanto, y han vuelto viejos amigos perdidos. Me he decepcionado con mucha gente y en cambio me he llevado gratas sorpresas con otros.

He aprendido muchísimo de la vida y de las personas en general. Y me han ocurrido más cosas que no puedo contar por aquí.

En definitiva, aún sonando a tópico, he llorado y he reído mucho, pero la gran mayoría de veces no lo he saboreado lo suficiente, viéndolo  con la perspectiva del tiempo.