Estoy sensiblera

Sobre las tres menos cuarto volvía hacia la oficina, tras el rápido descanso de una hora para la comida. Pues bien a esa hora siempre me encuentro una vorágine de niños que se dirigen hacia el colegio (está de camino a mi oficina desde  mi casa).

Este mediodía había un grupo de niños y niñas subidos a un banco contemplando,  entre chistes y risotadas, el espectáculo de ver una paloma aplastada en el asfalto por algún coche. La escena era bastante salvaje, el pobre animal era un amasijo de sangre y plumas, según pude ver de refilón porque no quise fijarme mucho en esa desagradable visión.  EL juego consistía en aclamar que algún vehículo aplastara aún más al animal.

Quizás hoy estaré sensiblera pero a veces me parecen tan crueles los niños. Y éstos son los que me pagarán a mí la jubilación ?!?! 😉  Mucho asquito me dan.

Como decimos por aquí “quin jovent, quin jovent!!!” ( que juventud, que juventud!!!)

 

Anuncios

El bien más preciado: el tiempo

En la actualidad el bien más preciado para mí es el tiempo. El dinero lo puedes perder pero también lo puedes recuperar, como todo lo material. El tiempo no. Todo el tiempo que vayas a perder en tu vida, jamás será recuperado.

Con esa doctrina estoy intentando no perder mi tiempo innecesariamente. Por ejemplo voy a retomar todos los temas que me hacen feliz.

Tengo una jornada partida de 8 horas en una oficina, en la cual podría estar 6 seguidas y me sobraría tiempo. He intentado mejorar mi horario pero lucho con una  propietaria anciana que lo necesita de verdad es  a un auxiliar de geriatría más que a una secretaria o  administrativa. Pero aún sabiendo que mi tiempo libre es escaso, mi principal propósito este año es hacer lo que me hace realmente feliz. Escribir en el blog, pintar o dibujar, y leer.

¿Creéis que conseguiré invertir mi tiempo en mi propia felicidad ? No voy a pensar lo intentaré., voy a pensar lo haré.

 

Libreeeee

Estoy feliz y contenta porque estoy libre hasta el lunes. Cinco días sin pisar la oficina, que es mi oficina de locos.

Libre para adornar la casa de navidad discutiendo con mi preadolescente  y mi   adolescente total, libre para recorrer las tiendas en busca de los regalos y libre para hacer los encargos de las comidas navideñas. Libre para limpiar y limpiar la casa. Libre para a ver si me da tiempo de encontrar alguna pieza de ropa que me guste y pueda estrenar. Libreeeee para hacer tantas cosas en tan poco tiempo que lo voy a disfrutar, es decir a estresarme aún más.

En definitiva libre para disfrutar de cinco días sin pisar la oficina.

Y como comienzo de las navidades, ahí va una canción muy, pero que muy ñoña que me hace recordar cuando de verdad era LIBRE, en mayúsculas:

Mi salvación

Desde el mes de junio tenemos Netflix en casa. A petición de la adolescente y el pre, los papis decidimos darles el capricho.

Os diré que la idea no me entusiasmaba demasiado pero a día de hoy, soy muy, muy, muy pero que muy fan.

En estos momentos el nivel de manipulación televisiva, hacia el telespectador,  es tan alto que para no ver televisión me he pasado a Netflix. Cuando quiero o como quiero, veo lo que me gusta.

Y no penséis que paso del tema político actual, noooo,  para nada. Simplemente sé lo que pienso e intento que me manipulen lo mínimo, tanto por la vía televisiva, la radiofónica, la vía de prensa escrita o por la vía de las redes sociales. Creo que es un tema que debería tratar profundamente o simplemente pasar.

Volviendo a Netflix. Desde junio, en casa mis hijos han descubierto por qué me encantaba ver Friends. Han podido revivir como yo era de fan. Este verano nos hemos visto todas las temporadaso. Lo han disfrutado y yo lo he disfrutado como el primer día. La de cientos de veces que he visto la serie y no pierde una pizca de gracia. Imaginar que hasta tengo la colección de DVDs. Para mí es una de las mejores series de todos los tiempos.

friends1.png

Otra serie que he descubierto y me encanta por lo real, por lo verdadera y por romper tópicos. Os hablo de Una familia unida. Serie sueca que recomiendo totalmente porque es como la vida misma. Y los suecos no aparecen tan lógicos como suelen aparecer. Sólo hay que ver la familiar protagonista y los psicoanalistas.

Una-familia-unida-castellano

 

Mi hija me ha hecho descubrir una serie muy de moda: Strangers things. Ya voy por la segunda temporada. Viéndola compruebo que tiene muchos tics de otras series o películas de los 80-90: E.T., Los Goonies, Encuentros en la tercera fase, Tween Peaks, y hasta la tipografía me recuerda Star Wars. Estoy tan enganchada, que el otro día vi en Zara un maniquí calvo con ropa de niña y me recordó a Eleven 😉

maxresdefault

Y dejo para el final la última serie, la mejor. La que no puedo pasar un día sin que vea un capítulo. Seguro que much@s ya la habéis visto pero yo no soy muy aficionada a la tele. Bueno realmente lo que no me gusta de la televisión son las  horas de publi. Ahí  va Downton Abbey.

1417743993067

Ahhh y se me olvidaba una serie muy tonta pero fue la primera que vi y me hizo mucha gracia, lo que se agradece últimamente: Santa Clarita diet. No recomendada a mentes sensibles.

Cuáles son vuestras series favoritas ?

Ansiosa que es una.

Llevo una semana durilla. Hace 8 días que volví de vacaciones y la jefa ya está irritando al personal.

Pero esta tarde se está mejorando:

Ahora mismo, 14:50 me dirigía hacia la oficina, veo una ventana con un catálogo de Ikea. Uy, tenía que haberlo cogido, sigo con mi paso rápido. Veo un buzón, uuuy y si lo tomo prestado. Paso tres buzones ajenos más. Y allí al fondo veo al repartidor. Muy amablemente le pido uno y muy amablemente me da uno.

Llego a la oficina y en el buzón había tres catálogos.

Cuando llegue a las 18:30 a casa, seguro que me encuentro un cuarto en mi buzón.

Que ansiosa soy y que tendrá el catálogo de Ikea que nos engancha tanto.

21433617_173414269739570_3694610105870843904_n(1)

 

Por cierto que si no os llega, a partir de octubre se puede solicitar: http://www.ikea.com/ms/es_ES/campaigns/conseguir-catalogo-ikea/index.html

Feliz Año Nuevo

Sí, sí, no me he vuelto loca, para mí Septiembre es como comenzar un año nuevo.

Siempre he considerado este mes como el comienzo de todo. Nuevos  proyectos, nuevas ideas, una temporada nueva en todos los sentidos. Tanto en casa como en la empresa, trabajo en una empresa que inicia  la campaña fuerte por estas fechas. Además este último cuatrimestre comenzaré un nuevo reto laboral.

En definitiva dar un cambio a  la rutina del día a día  con nuevas ideas para que se nos haga menos cuesta arriba y menos aburrido.

Todo ello con las pilas cargadas, muy cargadas tras un mes de vacaciones (a veces me parece excesivo un mes, pero que no se enteren por aquí).

En definitiva una época de renovación total.

Septiembre eres bienvenido aunque a veces seas un mes un poco odiado.

Vosotr@s  odiáis o amáis al noveno mes del año?

El destino está escrito

Yo soy muy pero que muy incrédula pero os aconsejo que cuando veáis una mínima señal en los posos del café. . . . . . . . . ay, amig@s, hacer caso.

Por la mañana me encuentro con esto, que es la vivita imagen de mi Jumpy (quien no lo conozca que pase por aquí y por aquí):

IMG_8990

 

 

Y por la tarde llego a casa con un rastro de baba, pensando en el primer Red Velvet Cake que había hecho mi hija.

Cinco minutos gasté en el baño, lo juro no más y me encontré con ésto:

IMG_8999

 

Por supuesto obra de mi Jumpy (quien no lo conozca que pase por donde he dicho antes)

Váis a comprobar vuestros posos de café a diario??? Yo de vosotr@s lo haría  😉  El destino está escrito.

 

Por pedir que no quede.

Ella le pidió a Dios únicamente una cosa, sólo una:

Dios dame otra vida, igualita, igualita a ésta. No pido nada especial, ni extraordinario. Tan solo quiero vengarme de todo aquel que me hace ahora daño.

Y Dios le contestó:

Hija mía para qué te la voy a dar si no recuerdas ni lo que cenaste ayer. ¡¡¡ Como ibas a vengarte !!!

Pues así soy yo, cada día con menos memoria.

 

Hablando de ser madre

Nunca me han atraído demasiado los niños, de hecho antes y todavía ahora me atrae más un cachorro de perro que un bebé. Aunque con los años, los bebés provocan en mí una oleada de ternura, mezclada de melancolía. Pero claro cuando hablo de niños, mis hijos es diferente, por ellos pierdo el mundo de vista. Muchas veces soy una madre atípica, pero que sufre, se sacrifica y es feliz con sus hijos, como cualquiera de las madres que me lee. No sé si soy buena o mala madre, me da igual, no me lo planteo. Sólo sé que me esfuerzo a hacer lo mejor.
La típica llamada de ser madre nunca la entendí, ni se produjo en mí, ni en varias amigas y familiares que tengo. Al igual que nunca comprendí el hecho de tener hijos porque la sociedad así lo espera (conozco muchísimos casos) ¿¿¿ Cómo ??? O sea una idea muy machista de lo que es ser mujer, simplemente como objeto de reproducción.
Pero aún dando estos antecedentes, confieso que no entiendo ni entenderé nunca a las políticas que no toman las miserables 16 semanas de baja maternal, ojo que no son dos meses, que tenemos en este país.  Algunas ni un mes disfrutan de su bebé. Yo me pregunto para qué quieres tener un hijo si los primeros días de su vida no va a disfrutar él de tu presencia ni tú de la suya. Para eso quieren ser madres ?? No lo entiendo. Aparte del flaco favor que nos hacen a las simples trabajadoras de 8 horas que batallamos en como disfrutar de nuestro recién nacido, con la intendencia, logística de nuestra casa y de nuestra familia. Sumando a eso, la montaña rusa en la que se convierte nuestro corazón al tener que volver al trabajo con ese sentimiento de culpabilidad cuando tienes que volver al mundo laboral.

Deberíamos hacer algo para conseguir una baja de maternidad de más duración porque son de vergüenza 16 semanas. Hemos de luchar por ello.

En fin, he dicho.

La buena educación

Si tuviera que reprocharles algo a mis desaparecidos padres, solo, tan solo les reprocharía haberme educado tan bien como me educaron.

Me he dado cuenta que algunos de los valores  en los que tanto hincapié hicieron, no deberían haberlo hecho. Y por consecuencia yo me arrepiento de haberlos transmitido a mis hijos.

Por ejemplo la responsabilidad. En el mundo en que vivimos los pícaros, pillos y caraduras son los más apreciados y los que reciben mejor recompensa. Mi experiencia laboral, a lo largo de muuuchos años, así me lo ha demostrado. Echar una mirada a vuestro alrededor, estoy segura que veréis el típico compañer@ vag@ que no se responsabiliza de nada, cobra más y encima el jefe lo alaba. O quizás esa figura es la del jefe. Pero si nos lo llevamos fuera del ámbito laboral también los encontraréis: familiares, amigos, vecinos y ya más allá, más allá todavía:  políticos dirigentes de cualquier país. Su rasgo principal es que son los que mejor viven y los que mejor duermen.

Otro ejemplo: honestidad, de qué te sirve ser honesto  si la gran mayoría no lo es. Encima te lo exigen y por tu honestidad recibes palos. Estoy aprendiendo a no ser tan buena cristiana de poner la otra mejilla, si no lo hago sería una idiota total.

Altruismo, que palabra tan bonita y tan poco usada. Pensaré así porqué será que conozco el caso de una insoportable anciana, de mal carácter y malas formas, a la que todo el mundo se acerca, vela, cuida, custodia y hasta vigila, dándole la razón en todo y no contradiciendo en nada porque tiene una fortuna pero no tiene descendientes a quien dejarla.

Hay un sinfín de valores que se podría incluir a la lista: prudencia, generosidad, lealtad, comprensión, empatía, bondad, etc, etc, etc.

En fin que el mundo de ahí afuera, el real y el virtual,  es duro y difícil. Hay que ser un buen luchador y estar bien preparado para vivir en él.