Redecorando una habitación

A veces por falta de tiempo y a veces por falta de memoria o ganas, no sé exactamente el motivo pero mi hijo a sus 8 años de edad, aún no tenía mesita de noche en su habitación.      ¡ Ay, que mala madre soy ! Pero este verano se ha resuelto el tema.

Debería hacer más o menos 8 años que compré un archivador de madera en Ikea, porque había visto una idea de hacerlo mesita de noche. Con un poco de retraso, bueno muuuucho retraso, la he pintado en color naranja, y tachán, la colocamos en su sitio y con su lamparita:

Mesita

Ya de paso, sobre el cabezal le pinté un marco de fotos del mismo color y coloqué un dibujo del curso pasado. Junto a unas fotos de peque, que ya estaban colgadas,  una foto tomada en Madrid en Junio y una guirnalda, éste es el resultado:

Cabezal

( el mostacho del niño es un colgante comprado en el Rastro por 1 eurito )

A ver qué os parece la guirnalda de pajaritos que yo misma le he hecho:

Guirnalda

Pío pío

A todo color, como le gusta al niño, por que él se lo merece

El aroma de la Navidad

Apuesto a que en muchos hogares españoles, durante este puente, se ha podido respirar el aroma de la Navidad.

En casa más o menos estamos en ello:

árbol
Árbol montado

noel

Papá Noel y duendecillos colocados

tió

La flor de Pascua y demás accesorios incluídos

velas

Cada vela en su sitio

La magia de la Navidad ha comenzado a invadir nuestra casa, ¿ vosotr@s qué tal ?

 

A veces cuando me aburro restauro

Creo que nunca os he contado mi afición a restaurar muebles viejos o antiguos a punto de de ser desechados.

Tiempo atrás llegó hasta mis manos una mecedora que estaba a puntito de  ser enviada al contenedor de la basura.

Nada más verla, me la imaginé en mi cabeza de una manera distinta, así que manos a la obra……

Con unas cuantas capas de pintura, siguiendo el consejo de una amigo pintor, así la he transformé y así ha quedado otro rincón de lectura, otro más, en nuestro salón:

Ya de paso os enseño como han quedado el cojín de creación propia que hecho, aprovechando tela comprada el día que me volví loca en una tienda de telas a granel, en concreto a peso.


Aparte del cojín, tapizar unas sillas, también aproveché para crear una plantita que ni me pide agua ni abono

Ahora tengo en espera otro proyecto pero va a tener una espera algo larga.

 

En la cocina

Ya he comentado alguna vez, mi pasión por comprar objetos que no utilizo durante años. A veces los coloco y otras veces los tengo guardados, hasta que aparecen en un rincón de algún armario- trastero.

Hace bastantes años compré un par de objetos para la cocina, en la famosa tienda sueca. Lo cierto es que no sabría denominar al par en cuestión, si maceteros, escurre cubiertos o simples recipientes. Como no me decidía sobre su utilidad, han pasado bastante tiempo vacíos, hasta la semana pasada. Les he buscado utilidad como frutero, para poder guardar los dos kilos de mandarinas que compré en la tienda, por error. Dos kilos que me comeré solita ya que esa fruta no les gusta a los de casa.

Creo que no ha quedado mal, bajo la ventana. La cortina, un tuneo de una antigua cortina  de la misma tienda, a la que cosí unas aplicaciones hechas por mí.

A mí lo que me gusta es utilizar objetos para otro uso del que originalmente fueron pensados. Otro día os enseñaré donde guardo los utensilios de cocina

Esta entrada no era para hoy, mañana os contaré lo que hice ayer, hoy no me ha dado tiempo

Decorando

El viernes pasado, compré un escritorio para mi hijo. El pobrecito lo recibió con un año y unos meses de retraso, que malos padres sooomooos. Desde el curso pasado tiene deberes de fin de semana, y el pobre los hacía en la mesa del comedor, eso sí, sin televisión.

Bueno pero el tema no era ése, he encontrado una utilidad para el barquito que hicimos en plena montaña, con ramitas. He aquí decorando la mesa del pequeño estudiante:

Algo tuneado, lo coloqué junto a un cuadrito que es el favorito de mi hijo, pero no tanto para mí, no creo que lo recordéis, aquí os refresco la memoria

Feliz fin de semana a tod@s

Publicado en Sin categoría Etiquetado como

Decoración urbana

Vivo en un pueblo que casi ya,  ni es pueblo. Yo lo llamo mini-ciudad por que la vida es muy parecida a la de la gran ciudad que tenemos tan cercana, sólo 14 kilómetros.

El barrio donde vivimos pertenece al casco antiguo. De las pocas acciones que ha hecho bien el ayuntamiento es prohibir la construcción de grandes edificios en la zona, no deben romper con la estética del barrio. Lo cierto es que se está consiguiendo, las nuevas construcciones son acordes con el entorno, edificios de pocas plantas, con colores ocres o tejas,  combinando formas y materiales.

Cerca a nuestra casa hay una plaza que el año pasado fué remodelada. Pero esta vez el tipo de plaza no tiene nada que ver con el entorno. Muchos de los vecinos echaron el grito al cielo al ver el resultado final. Materiales, estética  y diseño modernos.

Como a mí las mezclas me encantan, para muestra mi casa, la plaza en sí me gustó. Soy fan de la frase renovarse o morir.Aquí tenéis parte de la plaza, fijáos en los bancos y asientos tan modernos.

La forma y el color de los asientos, son de un material parecido al mármol, me recordó muchísimo a un ordenador portátil.

No debí ser la única por que el otro día cruzando la plaza, me encontré con ésto:

Es un acto incívico pero creo que era evidente que acabara así, no? ¿ Como se le puede denominar arte urbano o decoración urbana ?

Siento que las fotos no sean muy buenas, las hice con el teléfono móvil

En casa ajena

Cuando salgo de España, me gusta fijarme en detalles cotidianos de los habitantes del país que visito, para poder conocer sus costumbres.

En mi visita a Holanda, pude comprobar la necesidad que tienen sus habitantes de sentir la luz solar al ver los grandes ventanales de las casas. Lo que más me sorprendió es que en muchísimas de ellas no utilizaban cortinas para preservar su intimidad, lo que demuestra que holandeses no son muy curiosos.

En la playa de Scheveningen me encontré con una gran ventana  sin ningún tipo de protección y a través de la cual pude ver una magnífica cocina. No me pude contener, pegando el objetivo de mi cámara al cristal le hice esta foto, menos mal que el propietario/a de la misma no estaba.

¿ No os parece sacada de una revista de decoración rústica ?

Ésta es la cocina que algún día me gustaría tener en mi casa de campo, si la tuviese.