El destino está escrito

Yo soy muy pero que muy incrédula pero os aconsejo que cuando veáis una mínima señal en los posos del café. . . . . . . . . ay, amig@s, hacer caso.

Por la mañana me encuentro con esto, que es la vivita imagen de mi Jumpy (quien no lo conozca que pase por aquí y por aquí):

IMG_8990

 

 

Y por la tarde llego a casa con un rastro de baba, pensando en el primer Red Velvet Cake que había hecho mi hija.

Cinco minutos gasté en el baño, lo juro no más y me encontré con ésto:

IMG_8999

 

Por supuesto obra de mi Jumpy (quien no lo conozca que pase por donde he dicho antes)

Váis a comprobar vuestros posos de café a diario??? Yo de vosotr@s lo haría  😉  El destino está escrito.

 

Me he enamorado de un cordobés

Sí, lo admito. . . . me he enamorado de un cordobés de ojos verdes.

Es tierno, cariñoso, simpático, sociable, muy limpio y obediente. Muy obediente.

Y se llama Jumpy, mi perro de 1 año.

Lo hemos adoptado de una protectora cordobesa y tiene loquitos a los niños y a los padres, es decir mi marido y yo.

Ahora ya somos una familia de 5.

Os hago la presentación oficial, éste es mi Jumpy:

IMG_6409.JPG

El podenco portugués más guapo y mimoso del mundo.  (ya tiene instagram jumpyalaraj.16-3-12)

Necesita mucho cariño y aquí le vamos a dar muchísimo AMOR.

He vuelto a ser feliz teniendo perro.

Animáos a hacer una adopción responsable.

Pensar que triste final hubiese tenido si no lo llegamos a adoptar.

Con tan poco que piden nos dan tantísimo: amor, generosidad, fidelidad, alegría, felicidad, responsabilidad, paz, etc, etc, etc

Todo, absolutamente todo, positivo.

Imaginar lo maravillosamente que estoy disfrutando mi puente.

El encantador de gatos

Tenemos en casa un niño al que se le pegan los gatos. En nuestras últimas excursiones ha habido dos, uno blanco y otro atigrado, Sniff y Juguetó, como los bautizó. Si por él fuera, todos los gatos u otros animales callejeros,  acabarían en nuestra casa.

Aquí Sniff, junto a los que nos vamos encontrando por el camino:

Imagen

Y aquí Juguetó, un gato guapísimo, con gusto me lo hubiese llevado:

juguetó

Los niños y su amor por tener mascotas