La cena

Lo bueno que tienen las smarts Tvs es que puedes ver los programas de televisión cuando a uno le da la realísima gana. Y dada la oferta televisiva que hay hoy en día, perderte uno u otro programa, a mí me da lo mismo.

Hace un par de semanas comenzó un programa en TV3 que tenía muy buena pinta y ayer conseguí verlo. En horario prime time, o mi prime time. El programa consiste en un periodista que invita a su casa a diferentes personas famosas y tratan de un tema. El de ayer eran los hijos. Dos hombres y dos mujeres, un locutor de radio, un conocido showman, una conocida colaboradora-presentadora y una escritora. Con hijos de diferentes franjas de edad desde bebés hasta veinteañeros.

Lo que más me gustó es como me sentí identificada con todo lo que decían, en especial con las mujeres. Como nosotras las madres, somos la intendencia y la logística de una familia. Yo siempre me denomino la locomotora de casa que va llevando y arrastrando todo hacia delante. Y aunque pasen años, condiciones y culturas, por muy avanzadas que estamos y por mucho colaboración que tengamos, el peso familiar siempre cae en la mujer. Cuantísimas veces he vivido: reuniones del tutor del cole, visitas-revisiones de pediatra, obras de teatro y actuaciones, levantarme a media noche por si tiene fiebre cuando han estado enfermos, comprar los pañales que necesitan en cada etapa, etc, etc.. Hasta saber  pequeños detalles como los que mostraban en el programa saber la dosis del Dalsy o simplemente el número de pie de tus hijos.

Las madres somos la dualidad multiplicada por diez, que digo diez, por cien.

Y aún siendo así, con todo eso que puede parecer una carga, nosotras lo aceptamos con una simple mirada de nuestros hijos, o un simple beso o un simple abrazo. Nuestro sentimiento queda recargado pero nunca, nunca se queda sin fondo. Es nuestra recompensa  al espíritu de sacrificio.

Aún así padres y madres tenemos un sentimiento tan indescriptible de amor incondicional hacia nuestros hijos.

La maternidad/ paternidad es una  de las mejores experiencias de la vida que no se pueden transmitir sin llegar a ser cursi, ni saber si eres entendido por quien te escucha.

Si queréis ver el programa es El Sopar ( La cena), es de TV3 y está en catalán pero es fácil de entender.

 

 

El primero del año

¿ Qué tal cómo van las fiestas ? ¿ Las vais soportando o disfrutando ? Yo este año estoy disfrutando  más de lo que pensaba, risas y divertimentos, a eso sumamos lo típico: comer, comer y comer. Kilo y medio de cadera y culo, pero claro no me extraña si no salgo a hacer deporte y prefiero comer deliciosas galletitas navideñas caseras a salir a correr, pero que más da,  lo importante es ser feliz, verdad?

Bueno la primera entrada del año la voy a dedicar a un tema que no es de mis favoritos, la televisión. El pasado año nos compramos una Smart TV, una de las mejores compras. Te puedes bajar aplicaciones, como en el móvil, ver los programas que quieras sin publicidad o conectarte a internet, ver vídeos o blogs, son algunas de sus ventajas.

Y estas vacaciones nos hemos enganchado a un programa que nos encanta a todos, menos al peque de la familia. Yo creo que dice que no le gusta y no lo quiere ver para que no le mande hacer lo que sale en él 😀  Al resto nos tiene enganchados, la primera tarde estuvimos más de tres horas viendo los dos primeros programas. Quizás ya sabéis de que programa hablo, se trata de Master Chef Junior.

Es un programa en el que los protagonistas son niños con una afición: la cocina. Se manejan en la cocina mejor que yo, innovan , cocinan recetas de grandes pero como grandes chefs, o al menos eso parece. Aparte de ver su destreza en temas culinarios, lo que más me gusta es lo que transmiten como niños. Su sinceridad, su alegría, su ilusión, su bondad, el juego limpio, sus grandes frases, su humor, sus ganas de hacer. Me tienen emocionada que hasta  algunas veces en las eliminatorias  la lagrimita se me escapa. Es todo tan fresco, sin ningún tipo de contaminación que merece unas horas de televisión. ¡ Ay, como me gustaría volver a ser niña ! Que bien se viviría si todos tuviéramos ese espíritu infantil tan auténtico, verdad ?

Ahora sólo me queda ver la gran final el próximo lunes, esta vez lo veré a la misma hora que lo emiten.

Soy una fiel seguidora del programa, pero sólo el infantil. El de adultos no me interesa lo más mínimo.

Hablando de tele

No suelo ver mucha televisión porque lo que últimamente emiten no me gusta demasiado. La única serie que sigo pero que me estoy perdiendo todos los capítulos es Gran Hotel, lo veo cuando me acuerdo y por Internet.

Pero en otras épocas si que seguía varias series. Por ejemplo cuando era pequeña seguía con devoción, de hecho era mi serie favorita de peque, Con ocho basta. Yo quería pertenecer a una familia así,  tener ocho hijos, con una casa con jardín y con escaleras, que las habitaciones estuvieran en el primer piso. Ahora tengo un piso de dos plantas con las habitaciones en la planta de arriba. Creo que es por herencia de mi memoria televisiva.

Luego vinieron Los ángeles de Charlie, mi favorita Farrah, Vacaciones en el mar, que también me gustaba ver. De esa época también recuerdo Los hombres de Harrelson, Barretta, aunque éstas no las veía. Anterior a ellas, recuerdo a mis padres viendo una serie sobre un hospital, creo que se llamaba Centro Médico o algo parecido. A ellos les encantaba.

En mi época juvenil, había viernes- noche que prefería no salir para ver Melrose Place, que me tenía absorbida. Ahora me pregunto cómo me pudo gustar esa serie.

Otra serie que me enganchó fue Médico de familia, yo quería desayunar como ellos,  en la cocina con mis hijos, cada mañana., todos entorno  a la mesa. Mi mesa de cocina es pequeña pero al menos en el fin de semana, desayunamos juntos alrededor de la mesa.  Otra herencia televisiva

Pero si tengo que señalar mi serie favorita de todos los tiempos, sin ningún tipo de dudas es  Friends. Pueden reponerla mil veces, que mil veces la veré y mil veces me reiré con las historias de Phoebe, Monica, Chandler, Joey, Ross y Rachel De hecho si no la reponen, no importa. Tengo sus DVds. Me encantan.

Ahora cuéntame tu memoria televisiva. ¿ Cual es tu serie favorita de televisión de todos los tiempos ? ¿ cual recuerdas con más cariño?

Feliz fin de semana a tod@s

Ahora quizás no, pero mañana ya veré

A veces ver los anuncios de televisión, te hace pensar. El último de una bebida tipo zumo de naranja, creo que es algo parecido al zumo aunque no puedo concretar por que no lo he comprado nunca. En éste aparece la madre de familia que comenta la de cosas que a lo largo de su vida había dicho que no o simplemente había renegado, pero que al final había acabado haciendo. Por ejemplo no casarse o no querer tener hijos, acabando casada y con tres niños.

Cuánta verdad en esos pocos segundos, porque anda que yo no he dicho que no a cosas que al final he terminado realizando. Simples banalidades o transcendentales para mí.  Por ejemplo, yo no quería tener hijos hasta que nació mi hija. O por ejemplo hasta ahora mi tentación sobre las tartas fondant era totalmente nula, pero desde hace unos días descubrí un sentimiento de amor, contemplando los productos para hacer una, en una tienda que va a ser mi perdición.

Y vosotr@as, ¿ cuántas veces habéis cambiado de opinión sobre una primera impresión ?

Sobre tele

Creo  ya haber comentado alguna vez por aquí, que no suelo ver mucha televisión. De hecho cuando alguien comenta algún programa o alguna serie, nunca doy mi opinión por que para qué, si no lo he visto, y no sé que decir. Mi serie favorita ha sido Friends,  la última que he visto hasta el  último capítulo fue Sexo en Nueva York, pasando por alto Perdidos, de la cual estaba enganchadísima pero me perdí  los últimos capítulos, ya me cansaba.

Pero hace relativamente poco, los martes por la noche aparte de comentar en vuestros blogs y navegar por Internet, me he hecho adicta a una serie de Antena 3: Gran Hotel. He de revelar que el primer capítulo no lo ví entero, por que no me gustó. Sin embargo a partir del segundo, la trama me enganchó. Los dos actores principales son algo flojos, aunque él va mejorando con los capítulos, ella ( Amaia Salamanca) no me parece muy creíble. En apariencia tiene mucho parecido con Downton Abbey, la cual comencé a ver esta semana. Aunque una vez se sigue sólo queda en eso. La trama me gusta, asesinatos a principio de siglo, intriga y misterio con el Palacio de la Magdalena de Santander, de fondo, lo cual le da una majestuosidad increíble.

En mi opinión una buena serie nacional. ¿ la habéis visto ?

Publicado en TV