Veo, veo

La semana pasada visité el Oftalmólogo. De mi última revisión en 2011 hasta ahora, he ganado 1.5 dioptrias. Así que desde la semana pasada tengo gafas nuevas.

Las más coloridas de la gama que ví, porque las que tenía de montura negra me tenían ya un poco cansada.

Y he aquí algunas de la gafas que he tenido, desde las primeras que estrené en mi época de estudiante allá por 1987 ó 1988, un modelo del diseñador Paco Rabanne, que no son muy diferentes a las que venden en la actualidad. Hasta las de hoy, unas Dolce & Gabbana de colores llamativos. De momento es lo único que me puedo permitir de estas grandes firmas.

Ahí va un pequeño paseo por la moda, en cuestión de gafas:

Imagen

 

Una vez puestas, realmente noté una gran diferencia en mi vista cada vez más cansada.

 

 

 

 

Entre outlets y últimas rebajas

Creo que las rebajas ya se han terminado, pero siempre nos quedarán los outlets. Además algunas tiendas aún tienen alguna que otra pieza con precio rebajado. Y en estos días lluviosos  a mí no me apetece  comprar nada con toque primaveral. A mí sólo me apetece cuando el sol brilla con fuerza

Así que el otro día me traje para casa, unas piezas básicas y sencillas como yo. Por 16.99 euros: botines super cómodos marrones, dos camisetas blancas que van a ser tuneadas, pantalón de pitillo negro y chaquetita, tipo rebeca, en color frambuesa.

Image

En los últimos días de rebajas, yo siempre compro pensando en el año que viene

Yo y mis tonterías

Dicen mis amigas que cualquier tipo de gafas de sol, me sienta bien. Y a una como que le gusta que la adulen, pues gafa que ve, gafa que se prueba, compra o pide de regalo. Así que como en casi todo en el mundo fashion, me pierden las gafas de sol.

He aquí un surtido de las que tengo, y me faltan algunas. Premio para quien descubra mis favoritas:

Image

He tenido infinidad de gafas de sol, comencé a usarlas a los 14 años. Así que os podéis imaginar, de montura blanca, de filo dorado, de montura de gato, etc, etc, etc…. Aparte del móvil. no puedo salir sin ellas. Aunque estos días que se nos presentan lluviosos, poco las voy a usar.

Si a lo  largo de mis años he conseguido una gran colección de gafas, imaginar mi hija si ha comenzado a usarlas 3 años antes que yo.