De ilusión también se vive

El sábado por la mañana mientras salí a hacer unas compras, me encontré con una limosina aparcada. De esas blancas radiantes, super largas, decorada para una boda. Justo el momento que salía el acompàñamiento de una boda,  de una casa.

Lo primero que me vino a la cabeza fue ¿ todavía quedan ilusos que se casan con la que está cayendo ? Liarse a montar un bodorrio en esta época, implica que los novios o son muy valientes o son unos locos.

Y yo viendo lo visto, no volvería a montar la boda que monté en su día. ¿ Y tú ? ¿ Te has casado ? ¿ Lo volverías a hacer igual ? Si no te has casado ¿ lo harías ? ¿ cómo ?

Según quien lo diga

Seguro que os ha ocurrido más de una vez que al oír una frase, recordáis a alguna persona que ya la pronunció en su día.

Ahora que nadie nos escucha, a mí me ocurre con una frase que no soporto y quizás fue por la persona que la pronunció. No puedo disimular mi enojo cuando estás explicando un tema y sale el personaje de turno diciendo: ¿ me lo explicas o me lo cuentas ? 

Creo que mi poca paciencia se debe a que me recuerda a una cuñada que tengo, y no puedo con ella. Ni con la frase ni con la cuñadita. Ahora que tenemos estas fechas tan entrañables en las que nos juntamos con la familia sin obligación y sólo por devoción a ellos, pues eso yo a ella, ni cuento ni explico

Venga que aquí no nos oyen ¿ qué frase no soportas ? y lo mejor ¿ quién la suele  pronunciar ?

Ay Fermín, Fermín

Vuelvo a tener internet en casa, algo tan esencial e importante para mí, pero bueno éste no es el tema de hoy.

El viernes tuve un evento bastante importante para mí, pero estaba casi segura que el suceso no iba a ir bien, de  hecho así fue. Que será que la desesperación nos hace ir en busca  de ayuda externa,  a sabiendas que somos dueños de nuestro propio destino. Es decir si algo va ir mal por mucho empeño que pongas en un amuleto o talismán, o por muchas súplicas que le pongas a tal santo o tal santa,  la cosa va ir mal.

En fin la desesperación es mala consejera, y como últimamente desesperanza hay mucha pues a buscar alguna ayudilla externa que me proteja frente a los problemas. Y que mejor que un amuleto, casero eso sí !!. Muchos son los que creen en estampas santorales, otros tantos en piedras especiales, maderas talladas o cualquier cosa al gusto de uno mismo.

Ahora con la calma que da haber visto el toro pasado, me paro y reflexiono cómo he podido llegar a presuponer que semejante “cosa” ( a ver si ahora se me ofende) iba a tener cierto poder, llevándolo donde lo llevé. Pero que caray en la vida siempre hay que ponerle humor:

Aquí Huevín Fermín, aquí unos amigos

Feliz Octubre a tod@s

Indispensable para mi

Estoy sin internet en casa, el router ha muerto y eso es casi indispensable para mi. Es tan importante que es como un electrodoméstico que no debe faltar en el hogar. Ando con el móvil redactando está entrada, por primera vez
Pero no es el tema de hoy. Hoy tengo un acontecimiento importante y necesito que buenas energías me lleguen y por sí acaso me llevo un amuleto, que sí funciona os lo enseño el lunes.
Buen fin de semana y perdonar sí no visito vuestros blogs
Sigue leyendo

Ahora quizás no, pero mañana ya veré

A veces ver los anuncios de televisión, te hace pensar. El último de una bebida tipo zumo de naranja, creo que es algo parecido al zumo aunque no puedo concretar por que no lo he comprado nunca. En éste aparece la madre de familia que comenta la de cosas que a lo largo de su vida había dicho que no o simplemente había renegado, pero que al final había acabado haciendo. Por ejemplo no casarse o no querer tener hijos, acabando casada y con tres niños.

Cuánta verdad en esos pocos segundos, porque anda que yo no he dicho que no a cosas que al final he terminado realizando. Simples banalidades o transcendentales para mí.  Por ejemplo, yo no quería tener hijos hasta que nació mi hija. O por ejemplo hasta ahora mi tentación sobre las tartas fondant era totalmente nula, pero desde hace unos días descubrí un sentimiento de amor, contemplando los productos para hacer una, en una tienda que va a ser mi perdición.

Y vosotr@as, ¿ cuántas veces habéis cambiado de opinión sobre una primera impresión ?

¿ Será la primavera ?

Hace más de una semana que estoy sin inspiración. Yo esto del blog me lo tomo muy en serio. Conozco perfectamente que tengo un@s lector@s asiduas, y  para mí eso merece respeto. Es decir me autoexigo una publicación diaria, hablando de cualquier cosa, pero cualquier cosa que parezca, o al menos para mí, importante. Y sobretodo que os parezca interesante. Algunas veces se consigue y otras se intenta.

Al igual que cada noche me gusta pasar por vuestros blogs, comentando vuestras entradas. Quizás la  mejor forma  para denominar lo que me gusta ir por los blogs de mi blogroll, es que estoy enganchada. Es un compromiso para mí leer a quien me lee, pero no como obligación o imposición, todo lo contrario un acto totalmente libre, sabiendo lo que cuesta escribir, algunas veces. Como a mí me está costando, últimamente.

Por cierto ¿ cómo os inspiráis para escribir vuestros posts ? ¿ tenéis algún truco especial ? o por el contrario vuestra inspiración llega sin previo aviso y en horas intempestivas

En fin con mis reflexiones os dejo, en un día sin inspiración ¿ será la inminente primavera la culpable ?

De excusas y poco más

Yo entiendo que es un trabajo,  el marketing telefónico, pero eso que te llamen a cualquier hora del día o cualquier día del año ( una vez nos llamaron el día de Reyes)es una molestia. Ahora que paso más horas en casa, lo sufro en propias carnes y es realmente fastidioso. Una intenta ser lo más educada posible pero a veces, algunas veces me sacan de mis casillas. Y no tengo nada en contra de nadie, pero el día que me llamaron Doña, ¿ es usted  la Doña ? me sonó tan y tan a culebrón, que le colgué directamente.

Con el tiempo me he dado cuenta que no hay que enfadarse, simplemente mintiendo te quitas de encima al “pesado/a” que intenta vender cualquier cosa por teléfono. Eso sí con una gran educación y buenas maneras. Así mi lista de excusas es variada, desde que no tengo ordenador por lo tanto no necesito Internet  ( tenemos 1 pc sobremesa, 2 portátiles y 2 tablets ), pasando que me voy a vivir a otro país y no necesitaré ninguna compañía española, u otra que suelo soltar que soy trabajadora de la empresa que me ofrecen y tengo una tarifa extremadamente baja.

El otro día me llamaron para ofrecerme no sé qué historia de apuestas, y sin darme cuenta salieron de mi boca estas palabras: ” lo siento pero mi religión no me permite jugar” En fin excusas varias que surgen por generación espontánea o algo parecido, sin yo pretenderlo 😉

Feliz jueves y bienvenido señor Marzo, el mes que peor me cae.

 

El efecto contrario

Los señores Sarkozy son padres. Ha sido una niña, a la que han puesto Giulia, mira que son copiones, le han puesto el mismo nombre de mi hija, que está en catalán pero suena igual que en italiano.

No es que haga crónica rosa, simplemente ante el deseo rotundo de su madre de mantener la intimidad al máximo de la niña, cosa que me parece perfecto, tengo una pregunta.            ¿ Esto no será causante del efecto contrario ? Es decir no provocará mayor ganas de ir en busca de la foto de la niña. El ser humano es tan curisoso y deseoso de proceder en sentido contrario en todos los aspectos que me pregunto si sirve de algo anunciar a los cuatro vientos una cosa, si no es para el efecto opuesto. Entonces para qué hacer ese anuncio.

Algo parecido ocurre en el colegio de mis hijos. Por decreto del claustro de profesores se ha acordado que cada día, una clase del colegio, tras el patio y en horario LECTIVO, limpie el mismo de todo tipo de desechos. Imagináos el día de la fruta. Una medida pedagógica que sirve para producir el efecto contrario, más niños que disfrutan tirando los desechos del desayuno para que otros los recojan. Pero claro como es una obligación, según los profes, no hay más remedio que recoger. Aunque varias madres nos hayamos quejado a la directora. En mi opinión, el colegio culturiza  a los niños, la educación se la doy yo en mi casa. Y no me vale que muchos no tienen en sus casas, las normas establecidas. Que recriminen a esos.

En fin una polémica que me parece que me va a durar un tiempo, y no, no es cuestión de que se me caigan los anillos por que mi hijo recoja, como me preguntó el profe.

Verdadero o Falso

Nunca pensé que tener un blog me llenara tanto, y me hiciera sentir tan bien.  El día que no me da tiempo a preparar una entrada digna, tal es el caso de hoy, es como si me sintiera en deuda con los que me leen.  Pero no es en plan obligación, todo lo contrario. Más bien es una satisfacción, aunque tenga sólo media hora para meditar cuatro palabras.

Así que hoy sólo formulo unas  preguntitas sobre las declaraciones del broker inglés, en la BBC ¿ creéis que el broker inglés dice la verdad ? y si es así  ¿ es mejor vivir engañado o vivir sabiendo la verdad ? Por aquello de ojos que no ven, corazón que no siente