Libreeeee

Estoy feliz y contenta porque estoy libre hasta el lunes. Cinco días sin pisar la oficina, que es mi oficina de locos.

Libre para adornar la casa de navidad discutiendo con mi preadolescente  y mi   adolescente total, libre para recorrer las tiendas en busca de los regalos y libre para hacer los encargos de las comidas navideñas. Libre para limpiar y limpiar la casa. Libre para a ver si me da tiempo de encontrar alguna pieza de ropa que me guste y pueda estrenar. Libreeeee para hacer tantas cosas en tan poco tiempo que lo voy a disfrutar, es decir a estresarme aún más.

En definitiva libre para disfrutar de cinco días sin pisar la oficina.

Y como comienzo de las navidades, ahí va una canción muy, pero que muy ñoña que me hace recordar cuando de verdad era LIBRE, en mayúsculas: