Fuerza y valor

A veces pienso que la vida me pone a prueba. Era de poca paciencia hasta que me tocó una de las peores jefas que puedan existir en el mundo, mal educada, mal hablada, histérica, llena de ira, etc malos, etc malos, etc malos. A partir de entonces aprendí a saber respirar, a saber contar hasta 100.000 si hacía falta, al mal tiempo buena cara, etc buenos etc buenos etc buenos.

A lo largo de la vida se va aprendiendo mucho, diría muchísimo. Te ayuda a discernir quien vale la pena de verdad, quien te escucha, quien te comprender, quien te apoya, quien sabe hacer una crítica constructiva, quien te dice por ahí no que vas mal, quien sabe dar un abrazo en el momento justo, quien con una simple mirada te habla. La hipocresía se te insinúa y aprendes a comulgar con ella, aunque no te guste.

Y  como ahora sigo siendo desempleada de larga duración, aprendes a dar potencial a algunos aspectos de tu vida, a aprender hacer nuevas cosas, nuevos retos, a orientar de otra forma tu vida, A saber valorarte, saber que la situación  no puede con una, que no hay mal que cien años dure,  que la que escribe es más fuerte aún siendo denegada varias veces. Que una vale muchísimo.  En definitiva  fuerza y valor.

En fin no sé por qué escribo todo esto, quizás por que lo escribí ayer  por la tarde, y el domingo es el día que menos me gusta.

2 pensamientos en “Fuerza y valor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s