Con billete de ida

El otro día leí una noticia que hablaba de una expedición que están programando para viajar a Marte. Pero lo peculiar del viaje, que sería para más o menos el año 2023, es que tiene billete de ida pero no de vuelta. Aún así el número de voluntarios es bastante grande. Españoles incluídos.

Yo me pregunto, todo el personal que se ha apuntado ¿ no tiene a nadie que le eche de menos, padres, pareja, hijos, hermanos, amigos, etc…. ? o ¿ son unos locos valientes ? o ¿ simplemente unos egoístas ? o ¿ totalmente lo contrario ? Yo soy muy cobarde, no me imagino un viaje sin saber si volveré y lo peor no saber qué situaciones adversas, de todo tipo, encontraré allí. Yo no compraría para mí el billete, aunque a algun@ si que enviaría 😉