Sorpresas agradables de la vida

Hoy quiero compartir dos regalos de mi cumple,  que me  hicieron muchísima ilusión.

El primero me lo hizo una amiga que me escribió unas bonitas palabras en su blog, si la queréis leer aquí, y me emocionó cuando me dió esta maravilla de marco. Un marco de fotos con foto incluída, sin yo enterarme, decorado por ella misma con su afición al Scrap. S que sepas que te he robado la imagen de tu blog, jejejejeje.

Image

A que es una maravilla. Un regalo original, artesano y único. Gracias, muchas gracias S

El segundo regalo, fue una idea de mi hija, un pastel personalizado. ¿ Quien lo realizó ?Como no fue otra que mi amiga Katt Cakes. Se inspiró en los broches que hago en fieltro y realizó esta deliciosa tarta. Riquísima.

Image

Y sin yo quererlo intercepté un whatsapp de mi hija a mi hermana que era quien hacía la recepción del pastel. Más o menos intuí quien iba a hacerlo pero nunca imaginé algo tan personal y tan maravilloso. Os juro que yo no quería saber las sorpresas de aquel día, sólo chafardeaba el móvil de una niña de 12 años.

Lo malo es que tengo fama de inspeccionar toda la casa cuando se acerca mi cumple. Total porque una vez desempaqueté y volví a empaquetar un regalo que me hizo mi madre allá por mis 20 años. Eso sí cuando lo recibí simulé no haber visto nada anteriormente. Y otra vez descubrí el escondite del regalo que me hacía mi marido, pero claro lo guardó en un baúl donde guardo los bolsos de otra temporada, mal sitio, es mi territorio 😉