Crónica en el Pirineo

En el mes de Agosto pasamos algunos días en el Pirineo. En una de nuestras excursiones, fuimos a visitar un pueblo fantasma. Paradojas de la vida, en una época en la que existen tantísimos desahucios de viviendas,  resulta chocante,  hasta insultante, encontrarse con pueblos deshabitados pero con casas en pie.

Éste lugar que os cuento, está lejano de la carretera, sólo accesible andando. Pasando por unos bellos parajes, dignos de ser visitados. Pero eso sí, no  encontramos a nadie, absolutamente a nadie tanto en el tramo de ida como en el de vuelta. Todo lo contrario al día que subimos a pie hasta el lago de San Maurici. Ese día parecía que estaba paseando por las Ramblas de Barcelona, de la tantísima gente que había.


Aunque el lugar es bonito, era un poco tétrico entrar en sus casas:

Muy emocionante imaginar quién y cómo había vivido en ellas:

Suponer cuántos y qué feligreses habían visitado aquella iglesia:

O aquella ermita:

Pero aún siendo muy emocionante, también fue un tanto turbador visitar aquellas calles, casas e iglesias en la más absoluta soledad pensando que algún día aquel pueblo era un pueblo vivo mientras que ahora estaba totalmente muerto

Sin duda un lugar idóneo para celebrar la noche de Halloween. Eso sí para corazones fuertes

18 pensamientos en “Crónica en el Pirineo

  1. Pues la crisis está haciendo que vuelvan a repoblarse pueblos así. Yo creo que éste está todavía abandonado porque, como cuentas, no se accede a él en coche y allí el invierno debe ser muy duro.
    Besotes.

  2. Bonitas fotos, reflejan muy bien, la tristeza y soledad del lugar, casi tétrico, donde habia vida ahora solo hay recuerdos de ella.
    Yo nunca he estado en un pueblo abandonado, una vez fui a apsar con la cuadrilla un fin de semana a Ainsa ( Huesca ) y vi alguno de lejos desde el coche y porque me informaban los amigos que conocian el lugar.
    Por cierto, ¿¿¿en la última foto creo reconocer un bote de Nesquik ???…
    Besos Emma.

    • Tú comentario se había colado en spam. Este WordPress anda bastante mal últimamente.
      Sí había un bote de Nesquik, y una de las casa parecía una antigua farmacia de la cantidad de medicamentos tirados por el suelo

  3. Pues a mí me encanta y no me parece que dé miedo. No sé, veo un poco la casa de mi abuela en esos rincones que nos enseñas.

    Bienvenida al mundo blog, que ayer no pude visitarte. ¿Todo sigue bien?

  4. A mí me impresionaría y me gustaría por partes iguales. Coincido contigo en lo paradójico que resulta que haya tantas viviendas vacías, algunas sin estrenar, y por otra parte, haya tanta gente obligada a vivir en la calle o en unas condiciones deplorables. Besos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s