A veces cuando me aburro restauro

Creo que nunca os he contado mi afición a restaurar muebles viejos o antiguos a punto de de ser desechados.

Tiempo atrás llegó hasta mis manos una mecedora que estaba a puntito de  ser enviada al contenedor de la basura.

Nada más verla, me la imaginé en mi cabeza de una manera distinta, así que manos a la obra……

Con unas cuantas capas de pintura, siguiendo el consejo de una amigo pintor, así la he transformé y así ha quedado otro rincón de lectura, otro más, en nuestro salón:

Ya de paso os enseño como han quedado el cojín de creación propia que hecho, aprovechando tela comprada el día que me volví loca en una tienda de telas a granel, en concreto a peso.


Aparte del cojín, tapizar unas sillas, también aproveché para crear una plantita que ni me pide agua ni abono

Ahora tengo en espera otro proyecto pero va a tener una espera algo larga.