Ay, mi Jacinto

No sé si recordaréis que hace ya algunos días os hablaba de lo que podía crecer de unos bulbos guardados, aquí os lo recuerdo.

Hoy podría hablar sobre lo bonito que está mi jacinto, pero como no me gusta mentir aunque a veces me gustaría, os diré la verdad. Os cuento, que el pobre pasó a mejor vida, bueno eso de mejor vida, es un dedcir. Y no sólo se ha muerto la plantita, si no que los tulipanes que eran los secundarios en la foto también han desaparecido. Lo mío no son las plantas, realmente.

Así que a jacinto muerto, jacinto puesto. Éste es el nuevo rey del salón, mientras dure, claro

De paso os enseño las petunias que alegran la ventana.