Lejos del mundanal ruido

A tan sólo menos de una hora de la gran ciudad, este fin de semana he podido disfrutar de la calma, el silencio y la tranquilidad, lejos del mundanal ruido. Un pueblecito de sólo 6 habitantes, un par de calles alrededor de la Iglesia y ya está. Sant Sebastià de Montmajor, es su nombre

 En ciertos momentos, parecía trasladarnos a otra época:

Pero no sólo en calma pasó el fin de semana. Paseamos por un mercado, degustamos alubias con butifarra, de la gran olla que había en la plaza mayor, disfrutamos del sol sentados en la terraza de un bar, y tomé inspiración en algunas de las paradas del mercado.

¿ Qué tal ha ido vuestro fin de semana ?