A veces el equilibrio es dificil

Hace unos días me dí cuenta del gran aprecio que me tenía una persona. Lo malo es que me dí cuenta por que le hice daño, sin yo ser consciente y nada más lejos de mi intención.  Una busca el equilibro dentro de una encrucijada, pero al final se desequilibra. Y aún sin intención ni consciencia del hecho,   aún manifestando un lo siento y aclarando el embrollo,  ahora me siento mal. Pero en fin, nunca llueve a gusto de todos.

Hoy os dejo una cita de William Shakespeare, que colgué en mi Facebook particular para esa persona:

Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero.

Feliz fin de semana a tod@s.

En otras palabras

Vivimos muy cerca de un pueblo, el cual podíamos catalogar como muy fino, hasta a veces tirando a  finolis.

El sábado paseando por sus calles, me fuí fijando en los carteles de algunas de sus tiendas o mejor dicho, maravilloso establecimiento de venta directa,  y me encontré con esto:

– Floristería, rotulada como: Taller de arte floral

– Peluquería para mascotas perrunas, rotulada como: Estilista canino

– Una especie de establecimiento farmacéutico o homeopático: Balneario de la respiración

Un claro ejemplo de la riqueza del idioma castellano, sin duda

Que ocurriría si……

El año pasado comencé el año leyendo un libro de una autora francesa y terminé el año leyendo a otro autor también francés. Me dió por los escritores franceses: Anna Gavalda (2), Muriel Barbery, y Marc Lévy. Hoy voy a hablar de éste último.

Cada vez que entraba en una librería me tropezaba con su nombre Marc Lévy, y no sé cómo exactamente llegó Ojalá fuera cierto hasta mí. Leyendo la biografía del autor, uno piensa que fácil debe ser escribir un libro para este hombre, dado sus diferentes empleos. Ninguno de ellos relacionados con el mundo literario.

Cuando comencé a leer el libro pensé que ese argumento ya me sonaba de algo, y efectivamente. Había visto una película por televisión, basada en su libro, un domingo por la tarde mientras planchaba. Así la trama y el desenlace no me cogieron desprevenida. Como no me gusta leer un libro sabiendo lo que va a ocurrir, a no ser una relectura de una novela que me haya chiflado, mi interés por el libro decayó en picado.

El libro nos relata la historia de una doctora que debido a un accidente de tráfico, queda en coma. El hombre que alquila la casa, en la que hasta entonces había vivido la doctora, comienza a tener apariciones de ella, en teoría el alma pero con su cuerpo. A partir de ahí todo cambia para el inquilino

El autor con este libro se pregunta qué ocurre con las personas que quedan en estado de coma, qué ocurre con su mente, con sus sentimientos, con su alma. ¿ Cuál es su estado exactamente? No están vivos, ya que no viven ningún tipo de sensación  pero a la vez tampoco muertos. Un aspecto que se escapa de nuestras mentes y de la medicina.

El libro se lee muy fácilmente, pero no me atrapó, ni su forma de escribir, ni su argumento. Dudo que vuelva a leer otro libro de este autor, a no ser que algun@ de vosotr@s me indique lo contrario y me recomiende uno. Con lo que me apetecía leer alguno de Levy

Y se hizo la rutina

Últimamente me da vértigo como pasa el tiempo. Las vacaciones han pasado así : rápidas. Aunque es un descanso la vuelta a la rutina, se agradecen unas Navidades en familia, con nuevas e interesantes incorporaciones, con los mejores amigos alrededor.  Bien que me agotan pero a la vez me gustan, es una relación amor-odio. Cuando se acaban es cuando no quiero que se vayan. Pura contradicción, no ?

Como al final, fuí buena y me decidí, las Reales Majestades me premiaron con lo que yo quería. Una máquina fotográfica blanca, al estilo retro, no demasiado grande, y que además hiciera buenas fotos. Y aquí está, por que nunca se debe perder la ilusión, motor de toda fiesta con entusiasmo y alegría, a veces deberíamos sentirnos como los niños en estos días:

La típica lista de no propósitos

Para mí la típica lista que se hacen algunos al principio de año, es la lista de los no propósitos. Sé perfectamente que lo que esté ahí escrito, no lo voy a cumplir. Soy poco aplicada,  en este sentido. Aunque intente camuflar  el nombre de la lista, como el año pasado.  Repasando la que hice el pasado año, veo que poco la he seguido, así que para qué hacer una nueva lista para el 2012.

Prefiero encarar este año con ilusión, me niego totalmente a perder mi optimismo ante la novedad. Así que no voy a dejar que me influyan todos los que están menoscabando los próximos meses que tenemos por delante ¿ Por qué anticiparse ante lo que no tenemos certeza que va ocurrir ?

Así que quiero, como he oído por ahí, pensar en un dos mil dulce, en lugar de dos mil doce. Me encanta pensar que tengo por delante 12 meses, con el gusanillo en el cuerpo de no saber lo que me va a sorprender día a día.

¿ Vosotr@s cómo afrontáis este nuevo año ?

Nos leemos a partir del 9 de Enero, espero que los Reyes Magos os traigan todo lo que os merecéis