Y se hizo la rutina

Últimamente me da vértigo como pasa el tiempo. Las vacaciones han pasado así : rápidas. Aunque es un descanso la vuelta a la rutina, se agradecen unas Navidades en familia, con nuevas e interesantes incorporaciones, con los mejores amigos alrededor.  Bien que me agotan pero a la vez me gustan, es una relación amor-odio. Cuando se acaban es cuando no quiero que se vayan. Pura contradicción, no ?

Como al final, fuí buena y me decidí, las Reales Majestades me premiaron con lo que yo quería. Una máquina fotográfica blanca, al estilo retro, no demasiado grande, y que además hiciera buenas fotos. Y aquí está, por que nunca se debe perder la ilusión, motor de toda fiesta con entusiasmo y alegría, a veces deberíamos sentirnos como los niños en estos días: