Morritos

Cuando tienes niños en casa, es imposible que los días grises te duren muchas horas o mejor dicho, ni siquiera minutos. Ayer mismo, mientras estaba un amigo en casa, sucedió lo siguiente. Nuestro amigo nos contaba que había hecho un curso de primeros auxilios en su empresa. Para mostrarnos lo que había aprendido tomó a mi hijo como muestra, ahora de lado, ahora

un brazo por allá, que si la cabeza ladeada,  como un muñequito en el suelo escenificando todo lo aprendido, ahora el masaje cardíaco…. en esas entraba mi marido al salón, comentando que no era así que debía echar la cabeza hacia atrás. Yo le corrijo que era una masaje cardíaco no la respiración boca a boca. Automáticamente se levanta mi hijo y nos dice: “anda ya, el boca a boca no se hace así. Se hace así………….ummummumm” Colocando su boquita tal como en la foto, unos morritos la mar de graciosos. Ay Dios mío, vaya con estas generaciones que serán el futuro.

Recomiendo a tod@s las que tengan un día de bajón, rodearse de niños, ya sean hijos, o sobrinos o vecinos. Estoy segura que la sonrisa aparecerá por arte de magia.