Cualquier parecido con la realidad, está hecho a conciencia

Lo que os voy a contar, me ocurrió ayer mismo al volver a casa tras dejar a los niños en el cole, a las tres de la tarde.

Previamente os tengo que confesar que soy  muy escrupulosa y otro tema, no soporto cuando converso con alguien, éste me de golpecitos en el brazo para que siga la conversación.

Camino de vuelta a casa, me acompañaba a casa la madre de una compañera de clase de mi hija. Me comentaba que había aceptado un trabajo, del cual estaba ya bastante harta. Golpecito. Pero debido a la situación actual, era imposible  dejarlo, golpe. Cuidaba a dos ancianos, golpe. Hasta el momento todo muy bien, golpe. Pero últimamente, golpe, se hacían sus necesidades encima, golpe. Ella debía limpiarlos, golpe, justamente venía de alli, golpe. Para colmo había pedido que le suministraran guantes, mascarilla, etc… para realizar su trabajo, golpe, ya que no utilizaba nada de nada. golpe.

Por favor no me tomáis por frívola, ya que la escuchaba muy bien, demasiado bien. Mi mente iba de lo que escuchaba al brazo y del brazo a lo que escuchaba. Gracias a Dios que vivo sólo a cinco minutos del cole. Aaaaaaarggggg