Hoy, ya es ayer

Siempre había escuchado que el tiempo pasa muy rápido, extra rápido en especial,  pasados los cuarenta. Cuando escuchaba algo así, yo siempre lo atribuía a  cosas de la gente de edad. Pero una vez que llegas a los cuarenta, es realmente cierto lo que se dice. El tiempo pasa tan rápido que no es que vuele, el hoy ya es ayer.
En estas reflexiones estaba yo, ayer, tras escuchar la última película de Richard Gere, ” Los amos de Brooklyn”. Éste encarna a un policía a punto de jubilarse, UN JUBILADO. ¡ Madre de Dios, cómo pasa el tiempo ! El actor de mi pre-adolescencia, mi adolescencia, yo que aún conservo la carpeta de instituto con su cara impresa, la imagen con la que empapelé ( lo que me dejó mimadre) las paredes de mi habitación, el actor que hizo que fuera junto a una desconocida a la sala de cine para ver su magnífico papel en Oficial y Caballero, mi vida entera adorando y derritiéndome por él ( en especial en Vivir sin aliento), y en mi hoy que ya es ayer, el tipo más sexy del mundo  está haciendo papeles de jubilado. Entonces, eso significa que yo también soy relativamente mayor.

Como el tiempo pasa tan y tan  rápido, nos ha traído el Otoño, en fechas sólo. La nueva estación ha dejado atrás a 93 días de verano, este año un tanto extraño con un Julio frío y un Septiembre demasiado caluroso.  Un verano que ha sido para mí de reencuentros, con amigos y familiares que  no veía desde hacía años, algunos extranjeros y otros llegados de otros continentes.

Ahora me toca disfrutar de mi estación favorita, así voy a comenzar este fin de semana, disfrutándolo. Feliz fin de semana a tod@s