Hoy toca mercado

Suelo ir a una frutería con una buena relación calidad- precio, pero tiene un gran incoveniente para mí. Es el siguiente: los dependientes de la tienda, son los más pelotas

del mundo. Ya puedes ir arrastrando ojeras, ir despeinada o con la bata de guatiné que desde que entras por la puerta hasta que sales, están con el mismo discurso: que guapa, hermosa , preciosa, cariño, etc, etc, etc …. Pero a mí y a la abuela de 80 años que ya no puede ni con su alma.

Y yo si una cosa no soporto son las adulaciones en exceso, al igual que la pérdida de tiempo en conversaciones superfluas, ni chistes malos. Voy al grano y punto. Si quiero entablar conversación, soy yo quien la comienzo o si el tema es para mí interesante, sigo hablando.  Aparte si voy con una idea y comienzan con la cantarina, me desconcentro y me dejo la mitad por comprar.

Ahora estoy en si debo dejar de ir a comprar, o comprarme unos tapones para los oídos o simplemente esperar a que cambien el personal de la tienda.