Pilladas in fraganti

En mi crónica de nuestros días en Lisboa, olvidé contaros una anécdota que tuvimos. Un día mientras caminábamos por un barrio, nos abrieron la mochila con la intención de robarnos. Mi marido suele llevar la mochila colgada a su espalda, pero como españoles que somos,  lo único que lleva en la mochila es agua, por el por si acaso nos roban. No sería anécdota si no fuera por que al ver las fotos tomadas, nos dimos cuenta que mientras intentaban el robo, yo estaba fotografiando un tranvía y justo a la derecha se pueden ver las ladronzuelas.

Las dos se colocaron entre mi marido y mi hija,  con los mapas extendidos una abría la mochila y la otra tapaba la visión a mi hija. Uno y otro se dieron cuenta, y ellas salieron con prisa. Yo sin enterarme, extasiada fotografiando el tranvía número………. 50 por lo menos ? :

Buen fin de semana a tod@s, esperando que acierte el hombre del tiempo,  lleguen por fin temperaturas otoñales y se lleven este maldito bochorno

Anuncios