Él – 1; Yo – 0

La semana pasada íba camino de la biblioteca con mis hijos, cuando nos encontramos a dos niños retrasados. Mi hijo, con la curiosidad infantil esa que tiene, se los quedó mirando descaradamente. Yo le comencé a explicar que no les debía mirar de esa forma, utilizando una exposición lo más pedagógica posible, desde que en el mundo no todos somos iguales, y  así iban avanzando mis razonamientos, cuando de repente me corta mi hijo y me suelta: ” pero mamá qué importa, vayamos al grano”.

Yo no sé si es el verano que sube las temperaturas y revoluciona, pero entre la preguntita del otro día, juntamente con otras de ese estilo, y esto, cada día veo a mi hijo más filosófico.

Se me olvidaba Felicidades a todos los Pedros, mi vida ha estado rodeada de ellos: padre, hermano, sobrino, suegro y cuñado, creo que no olvido a nadie.