Ojito, mucho ojito

A mis 42 años, puedo batirme en una carrera de atletismo con gente más joven que yo y ganar, puedo vestir una talla 38, puedo salir de marcha toda la noche, sin parar de bailar, puedo salir con la bicicleta, recorriendo varios kilómetros sin cansarme, puedo hacer puenting.  Y puedo muchísimas cosas más, sin que la edad  sea un impedimento. Pero ay chicas, existen momentos en la vida en que la edad no perdona, seguro que me váis a entender en cuanto leáis lo siguiente.

Desde que empezó la crisis, me he habituado a las tiendas de ropa de segunda mano. Voy en busca de pequeños tesoros para mí ( recordad que me llaman atrapachollos), es como si las piezas me estuvieran esperando. Y esta vez no fue menos, un pantaloncito monísimo de  color tostado de Mango, estaba esperándome en una percha, por el módico precio de 2 euros, además con  la forma y el  color de moda. Estupendo talla 38, éste va directo para casa. Creo que alguna vez he comentado que odio probarme la ropa, sin probarme siempre acierto.

Una vez en casa, me lo pongo y …… no hay manera de abrocharme el pantalón. Que raro, quizás habré engordado. Me los quito y miro bien la talla, por lo visto no la había leído bien,  no era la 38 sino la 36. Arghhhh!! Que ciega estoy!!!

Esa fue la gota que colmó el vaso. Desde hacía algún tiempo, ya no veía como antes, snif, snif. Era la típica que apartaba la lectura para leer mejor. Principio de presbicia, me comentó el óptico,  comienza sobre los 45 años y va en aumento con la edad. Con la edad, en fin un problema de la edad Snif, sniff, buaaaaa.

Hoy mientras leáis esto, yo estaré viendo un poquito mejor el mundo, con mis gafas de Prada ( creo  que va a ser lo único que tenga de esta marca, en mi vida).

Ah… no creáis que no encontré nada más en la tienda, una blusita color rosa palo, que me queda divina, sin probármela, y por tan sólo  1 eurito.

Anuncios

16 pensamientos en “Ojito, mucho ojito

  1. No veas como te entiendo! NO sólo porque antes me metía en la 36 y ahora no entro sino que además he pasado todo este mes de estudios poniéndome unas gafas de mi hija. He notado mucha diferencia porque aunque creo que veo bien se me cansa la vista. Ahora esto debatiéndome entre si ir a por las gafas definitivamente (dicen que luego sin ellas no eres nadie) o aguantar un poco. Pero vamos, que usarlas, ya las he usado.

  2. Pero bueno… que yo tengo 32 y uso gafas desde hace 5/6 años! sois unas quejicas… Recomendación: Si tenéis fuerza de voluntad, no las utilicéis siempre, o el ojo se hará vago. Yo lo hice y se nota. Y en cuanto a la talla de pantalón… Yo uso la 40 y estoy en la mejor talla que recuerdo.

    Venga chicas, que no se diga!! que la edad, está en la mente!

  3. si estás guapísima!! te hacen interesante..

    y la edad sigue siendo esa cosa que uno lleva dentro.. no importa lo que diga el dni (ni el óptico)

    besos… cazachollos, que envidia me das

  4. La edad es la edad, aunque jorobe!, podemos estar estupendas o estupendos por fuera, pero el tiempo no pasa en balde.

    Venga seguro que estas monisima con las gafas 😉

    besos.

  5. Yo llevo gafas desde siempre…y ahora me las quito al llegar a casa -en el ordenador procuro tenerlas-.
    Por cierto, curiosidad ¿dónde están esas tiendas de segunda mano?

    • Yo de momento por la calle no las llevo, sólo leer, escribir, ordenador….
      La tienda que te hablo está en el pueblo que vivo, pero por ejemplo en Barcelona hay muchas Supongo que en cualquier gran ciudad existen. Hay algunas que son para ayudar a personas con problemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s