Mientras pedaleaba, leía y mientras leía pedaleaba

La semana pasada acabé el libro Contra el viento del Norte de Daniel Glattauer. Tras leer la buena crítica que hizo Winnie, me picó tantísimo la curiosidad que lo colé al primer puesto, de mi lista de futuras lecturas.

La novela trata de la relación de dos personajes, Emmi y Leo, que se conocen virtualmente al recibir él, un correo electrónico que ella envía erróneamente. De esa forma comienza una relación, totalmente dependiente uno del otro, sin conocerse personalmente.

Es una novela muy original en la forma, poco a poco se va entrando en la historia, quedando totalmente enganchada, al menos en mi caso. La imaginación es parte fundamental del libro. Me gustó muchísimo, ahora ya estoy leyendo la

segunda parte: Cada siete olas. Aunque he de confesar que éste último no me atrapa tan rápido como el anterior.

Al leer este libro, recordé cuando trabajaba e intercambiaba emails con personas que no conocía personalmente pero que teníamos contacto semanal y hasta diaramente. ¿ no os ocurre a vosotras ? Pensando, pensando recordé que tenía un proveedor en Alemania llamado Leo.

Aún más, leyéndonos cada día sin saber nada de nosotras y aún conociéndonos cada día un poco más. En cierta forma ¿ no es así el mundo de los blogs ?

¿ Para qué están las correas ?

El sábado salía junto a mis hijos y mi hermana de la biblioteca. Cuando íbamos por un parque que existe junto a la misma, vimos a un señor paseando su perro sin correa. De pronto el perro ve a mi hijo, y sin ton ni son echa a correr y gruñir como un loco hacia él. Podéis imaginar el terror que me invadió. A mí, a él, a su hermana y a mi hermana. Aquel perro no tenía ganas de jugar, los gruñidos eran fuertes, como los ladridos, y si llega a coger a mi hijo, le hubiese hecho mucho daño, y no exagero. El susto fue muy grande, pero gracias que sólo quedó en eso.Tras perseguir a mi hijo unos metros, aún no sé como el perro se desvío del camino, y  no lo alcanzó. Con toda mi furia y rabia, recriminé al dueño. Os juro que si no hubiese sido por las disculpas del dueño, hubiese sido muy violenta con él.

No entiendo como pueden llevar a los perros sueltos en un parque. No lo entiendo. En mi vida he tenido 3 perros y siempre he sido muy respetuosa, jamás se me hubiese ocurrido soltar a mi perro en un lugar como ese. Es más nunca los había llevado sueltos, son animales,  nunca puedes saber lo que les pasa por la cabeza. Además ese perro no era de los considerados agresivos, era un labrador. Ahora mi hijo tiene terror a los perros, cuando sus primeros años los pasó junto a uno, y le encantaban. 

Esa misma mañana, acompañé a mi hermana a un concesionario de coches, quiere comprarse uno, el vendedor nos tomó por pareja de lesbianas. No tengo nada en contra, pero la verdad que fue divertido. Saliendo de allí vimos como la barrera de un parking golpeaba  en la cabeza de una chica, sin consecuencias, sin poder avisar, pero una imagen muy humorística ya que yo iba comentando: en esta vida no sabes lo que te espera, y el peligro puede estar en cualquier lugar.Y clong, el golpe. Y para  acabar la mañana,  por mi culpa se discutieron un matrimonio, amigos míos. 

Demasiada densidad, para un sábado por la mañana.

El resumen de la semana

Esta semana ha sido fantástica, climatológicamente hablando.  El sol ha brillado con fuerza, la temperatura ha invitado a salir y disfrutar, fuera de casa. El buen tiempo animaba a andar, a notar el sol en la piel,  a caminar sin rumbo fijo. Con estas condiciones me decidí a disfrutar con nuevas rutas para caminar, de larga duración, y a paso rápido. Hasta reté a un abuelo por el camino, mentalmente, que tres veces me superó. He de decir que era muuucho más alto que yo, por lo tanto sus zancadas eran más largas. pero vaya fondo tenía el puñetero. Yo le pasaba y al ratito me pasaba él. La bici ( la elíptica) también utillicé. leo y pedaleo, pedaleo y leo, y otro libro que ha caído.

Y aprovechando la buena temperatura, toda la ropa de lana y ropa gruesa está guardada. Las mangas cortas ya están fuera. Cajas fuera, cajas dentro, ropa para dar y para tirar

Con todo esto, las recomendaciones del médico de mi espalda olvidé. Nada de largas caminatas, nada de bicicleta, nada de esfuerzos. Así que la lesión de mi espalda se ha resentido. Vuelvo a tener un dolor tan agudo que me paraliza, benditos-malditos antinflamatorios, y bendita esterilla.  ¿ Por qué no haré caso a mi médico ? Lo juro, lo juro sólo haré la tabla de ejercicios que me recomendó, en realidad será hasta que me canse.

Pero hay que mirar el lado bueno, con la pastilla de hoy estaré casi al 75% este fin de semana y podré disfrutar de una salida pendiente con amigos. Con este sol, ¿ quién puede ser negativo ?

Feliz fin de semana

Aaaahh y se me olvidaba he superado las 10,000 visitas, quizás no os parezca un gran número pero para mí lo es. Gracias, gracias y gracias por vuestras visitas


Imperfecta ama de casa

Cuando era pequeña, solía acompañar al mercado a mi madre, acostumbraba a ser en  época vacacional. Ella me enseñaba los cortes mejores para cocinar, según uso,  por ejemplo ternera,  que si “conill de la campana” ( brazuelo) por aquí , que si “mitjana” ( lomo) por allá, o “cap de mort” ( babilla), o “crostó” ( tapa).

Pero debería ser una muy mala alumna por que lo que es ahora, yo no tengo ni idea a la hora de comprar. Para empezar nunca me ha gustado ir al mercado. Siempre tengo mil cosas que hacer y perder el tiempo en colas, no es lo mío. Cuando necesito algún corte especial le pido consejo a la carnicera del super, si para rebozar o para estofar. Con la pescadería, no me queda más remedio que confiar en la pescadera para saber si es fresco el pescado. Muy por encima lo sé reconocer, lo típico de los ojos y las agallas. Y también me ocurre sobre la procedencia del pescado, no sé si es mejor el procedente de aguas frías o no.

Lo mismo con las frutas y verduras,  por ejemplo si alguien me solicita  si los pimientos son de temporada o no, no tengo ni idea a no ser que lo busque por Internet.

En definitiva soy una imperfecta ama de casa. Y vosotras ¿ sabéis comprar ?

Y yo sin enterarme

El otro mientras planchaba, estaba viendo una película. La escena era en un restaurante, la chica le dice al chico: ” quieres dejar de hacer el amor con la comida” mientras él hacía ruiditos tipo ummmm, aaahhh, ummm al saborear las viandas.

Entonces comprendí a una compañera de la oficina,.  Siempre que salíamos a comer hacía lo mismo con cualquier alimento que se echaba a la boca, acto que yo no soportaba. Hay que ver lo  intransigente que soy,  a veces.

Mi última lectura

Todo lo referente a la tragedia que vivieron los judíos con los nazis, me sobrecoge de gran manera. Siempre me ha ocurrido, desde que conocí toda la barbarie que originó la detestable ideología nazi, y fue cuando era pequeña. Quizás sea un poco de cobardía, o quizás  demasiada empatía, pero lo cierto es que en cuanto a lectura, huyo de este tema.

La otra noche, mi hora de lectura suele ser sobre las once de la noche, escogí sin darme cuenta un libro sobre esa temática.  Comencé a leer La llave de Sarah de Tatiana Rosnay. Una historia sobre una familia judía residente en París, con hijos parisinos y como es desalojada de su casa sin saber su destino final. Narra unos hechos que no tenía ni idea que hubiesen ocurrido, en el propio París y con la colaboración de los franceses, la Redada del Vel d’ hiv El libro me enganchó desde el principio, tiene un acontecimiento que hace que no puedas dejar de leer, tantísimo que en la primera noche pretendía leer las 398 páginas del mismo. Os he de contar un secreto, me despertaba a media noche pensando en la trama, esperando que fuera positiva.

La ciutat dels Sants ( La ciudad de los Santos)

A poco menos de 50 kilómetros de casa, se encuentra La ciutat del Sants ( La ciudad de los Santos), o como es conocida habitualmente: Vic. Nos gusta visitar la ciudad, en especial en sábado para disfrutar del mercado semanal al aire libre. Allí  se pueden encontrar diferentes paradas con diversos productos: ropa,  calzado, flores y plantas, frutas y verduras,  animalitos ( pollitos),  planters para que cada uno se haga su huerto, libros antiguos, todo tipo de productos naturales, etc, etc….. Eso sí,  el mercado está muy concurrido.

A mí la ciudad de Vic, me gusta de una forma especial. Su estructura medieval la hace muy interesante, sus callejuelas estrechas, hoy en día llenas de comercios, sus Iglesias ( algunos  dicen que hay unas 200 ), sus edificios históricos.

Según me contaron se le llama la ciudad de los santos, debido a la gran cantidad de Iglesias que tienen.   

Siempre fue una ciudad muy católica, en las fachadas de sus casas hay abundantes imágenes de santos:

Sus detalles, fáciles de encontrar, hacen que una se sienta en

 otra época.:

Por eso el sábado lo ví todo en color sepia:

Abril, mi abril

Hoy comenzamos Abril con un tiempo fantástico, no es que haya llegado la Primavera verdadera, es que esperamos unas temperaturas veraniegas. Pasamos de ir con chaqueta  a ir en manga corta. De inmejorable forma puede comenzar el primero de mis meses favoritos.

Ya hemos consumido el primer trimestre del año. Me han pasado volando los tres meses que menos me gustan. Repasando lo que dije por aquí a principios de año  ( aquí) veo que de momento,  sólo he cumplido uno de mis propósitos.  Y no es El día de Vagos, y encima mi despertador suena media hora antes, cada día. Pero que importa, lo importante es que el sol luce con una intensidad extraordinaria,  en el cielo azul y las calles me están reclamando. Y no puedo dejar de oír sus reclamos.

Que bien sientan los primeros días de terraceo, es decir tomar algo en una terraza

Feliz fin de semana