Y volvió la dichosa rutina

Hoy estoy de resaca,  no sólo por el cumpleaños sino por los cinco días de fiesta que he disfrutado como nunca con los amigos. He gozado muchísimo de su compañía y nos hemos reído una barbaridad. Me gusta los amigos que tengo,  la amistad es una de las bases de mi vida.

Mi Semana Santa no es religiosa, creo que nunca he presenciado una procesión, de las típicas. Además este año coincidió con una de las fiestas más bonitas que existen por esta zona, Sant Jordi. Los hombres regalan una rosa a su enamorada y las mujeres regalan un libro a su enamorado, o si se prefiere se puede cambiar el orden, es más muchas reciben rosas y libros a la vez. Pasear por la calle, contemplar los puestos de libros y rosas, es simplemente maravilloso. En algunos puestos se pueden encontrar a escritores firmando los libros a sus lectores. En referencia a las flores, este año, aparte de todo tipo de colores,  ví la rosa del Barça, roja con las puntas azules. Pero la mía no podía ser de otro color, rojo.

Los dias previos al 23 de abril, ya había autores firmando ejemplares de sus libros. Uno de esos días pude ver en unos grandes almacenes, El Corte Inglés, a tres escritores firmando sus libros. Bueno exactamente firmando no, por que su mesa estaba vacía a la espera de fans. No había nadie. En cambio había una enorme cola que recorría toda la sección entera de librería. ¿ Sabéis  quién era el firmante ? Nada más y nada menos que Bob Esponja, un gran número de niños estaban frenéticos esperando su firma