Sin pena ni gloria

De vez en cuando, mi marido y yo nos reservamos un sábado para salir juntos sin niños. Este sábado coseguimos canguro y nos fuimos al cine. La última vez, cuando la peli de Clint Eastwood,  ví anunciada una película que llamó mi atención: El Rito. Nada más comenzar el film te indica que está inspirado  en hechos reales, la historia cuenta como un seminarista americano con poca fé, es enviado a la escuela de exorcismo del Vaticano. Allí conoce a un sacerdote que sale de lo clásico, personaje que encarna Anthony Hopkins.  Junto a él, es testigo de distintos exorcismos.

Fuí a ver la película con un expectativa muy alta pero debo admitir que me defraudó bastante. Realmente no da  demasiado miedo y si no es por Hopkins, la película en sí hubiese pasado sin pena ni gloria. Por cierto en toda la sala, tan sólo  había una pareja y nosotros dos. Pocos instantes antes de entrar a la sala pude comprobar como la sala que proyectaba Torrente 4 estaba aborratada de personal, desde jóvenes a abueletes. Me pregunto qué tendrá este Torrente que arrasa

Últimamente no acierto al escoger las pelis, para ser sincera cada día me gustan más las películas infantiles.