Bucólico fin de semana

En realidad este post debería titularse de cómo te puede arruinar un fin de semana un meteorólogo, si anuncian lluvias y bajada radical de temperaturas. Ante ese plan uno esta a punto de anular la actividad al aire libre. Al final ni lluvia ni frío, y sí mucho sol con el que disfrutamos del domingo.

En el mes de Febrero una de las acitividades típicas en Catalunya, son las “calçotades”. Nos intentamos reunir, si es posible, en casa de alguien con suficiente espacio al aire libre donde  poder comer calçots, con su riquísima salsa, juntamente con buenas carnes hechas a la brasa,  buenos postres, y todo ello con un buen vino o un buen cava.

Todo esto es lo que hicimos este domingo. Las calçotades suelen reunir una gran cantidad de amigos y familiares, esta vez éramos unos 40. La casa escogida era la de un familiar,  una casa de sostenibilidad ecológica. Paneles solares, agua recogida de la lluvia, mini granja, sin coches, lejos del pueblo, más lejos aún de la ciudad y rodeados de olivos.

Nosotros lo pasamos bien, pero los niños disfrutaron a lo grande. Como se notan los niños que proceden de ciudades cuando están en contacto con la naturaleza. Se transforman, y lo pasan como locos.

Aquí algunas fotos de la mini granja:

  1. La “ruqueta”, es como se dice burrita en catalán. A mí depende que palabras me suenan mejor en  catalán, pero esto me da para otro post:

Cuando llegamos andaba suelta, corriendo y pasándolo bien

2. Patitos, gallos, gallinas, y ocas.

3. Cerditos vietnamitas:

4. Y lo mejor, dió la casualidad que una cabra  había acabado de parir a dos cabritas, media hora antes de llegar nosotros. Imaginar las bonitas escenas que pudimos ver con las pequeñas cabritas. Aquí la cabra intentando que andase su hija:

Y aquí junta a sus dos cabritas y una mamando de la madre:

Ante tal bucólico fin de semana, me hizo recapacitar, yo sería incapaz de vivir en un lugar así. Muy bonito de visita pero sin una gran ciudad cerca, sin vecinos cercanos, sin calles marcadas- Debo ser demasiado urbanita, por que pensé cómo el dueño de la casa, directivo de una empresa, podía aspirar a retirarse a vivir allí para siempre cuando termine su vida laboral ¿ vosotras harías algo asÍ ? ¿ preferís vivir en la ciudad o lejos de ella?

Anuncios

13 pensamientos en “Bucólico fin de semana

  1. Vivo en un pueblito de menos de 1000 habitantes a 15 minutos de Girona. Muy tranquilo aquí para dormir y vivir pero muy cerquita de la ciudad con su vida cultural, familia y amigos.
    Me encantan las calçotadas, este año ya llevo dos. Es una comida de “germanor” donde los niños se lo pasan en grande (y los adultos también).
    Y para los niños la naturaleza es lo mejor. Mis padres siempre han vivido en ciudades, pero los fines de semana nos íbamos de cámping a vivir en la naturaleza. Nosotros la mar de felices, campando a nuestras anchas por el recinto del cámping haciendo cabañas, subiendo montañas, peleas de piedras, etc… en definitiva, explorando y disfrutando de nuestra niñez. Y ellos tranquilos y felices porque estabamos en un lugar “seguro”.
    Un beso y que tengas una buena semana.

    • Umm Girona, que bonito. Lo bueno es estar cerca de la ciudad pero sin su bullicio, parecido es lo que yo tengo. Pero el pueblo donde vivo tiene más habitantes.
      Me ha encantado como describes tu niñez. Feliz semana para tí también

  2. las dos tuvimos fin de semana “outdoors” jajajaja..

    yo soy urbanita, el caso es que mi hija también lo es…. pero le mejor es que vivimos en un pueblo casi rural pero … seguimos siendo de pueblo, de pisar “asfalto” o como dice una amiga “adoquín” y constantemente nos “escapamos” a Santiago, Coruña, Vigo… vale no son megaurbes pero son lo más grande que tenemos por aquí..

    y de vez en cuando me gusta reconectar con la “tierriña”…sentir el verde, el olor, las vistas que me emocionan..pero eso lo hago para descargar un poco.. de vez en cuando 😉

    besos

    • Lo bueno es eso, un equilibrio. Yo no sé vivir lejos de la gran ciudad pero tampoco me gustaría vivir en el centro de la misma. Lo mismo me ocurre cuando voy de vacaciones, necesito sentir vida intensa alrededor sinó me aburro

  3. A mi me gusta la vida en la ciudad, tengo una casa en el pueblo de mis padres, y desde que nacieron las niñas paso los veranos alli, puedo permitirmelo porque me llevo el portatil y los archivadores y trabajo desde alli sin problemas, pero llega un momento en el que estoy deseando volver a la ciudad. Tanta tranquilidad me agota. Supongo que tenemos del vicio de quejarnos de todo, de la vida acelerada de las ciudades y de la tranquilidad de los pueblos.

  4. Yo tarde!!!! Que lindo lo de la granja, nunca he visto a algún animalito parir.

    A mi lo de vivir así me gusta pero para unos días. Hasta un mes. Yo sufro en el pueblo donde vivo por que es súper tranquilo. Cada vez que puedo trato de escaparme a lugares con bulla y gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s