Me aburro, pues cómprate un burro …

Los domingos por la tarde sin planes son aburridos. Y éste último ha sido un poco raro, además.

Nuestro piloto favorito ( léase Alonso, por supuesto) nos ha dejado sin el campeonato mundial de F-1 y ya nos torció la tarde. Intenté hacer rosquillas y me salieron una especie de buñuelos.

Los niños aprovecharon para ver unas pelis. Pero como a mí me es imposible el no hacer absolutamente nada,  en domingo por la tarde, terminé dos boinas que aprendí a hacer por  Internet. ¡ bendito Internet !

La gris es la mía.

Vosotras ¿qué hacéis los domingos por la tarde?