Érase una vez, una mujer pegada a una esterilla eléctrica

Hoy las temperaturas van a bajar y el frío aún se notará más.  Lo noto en mis huesos y mi espalda se resiente, con la  maldita humedad de este clima.

Voy a relajarme escuchando esta canción :

A este paso, dentro de pocos años me veo como una abuelita sentada en un banco y exclamando “un poquito de  sol, por favor”

Anuncios

12 pensamientos en “Érase una vez, una mujer pegada a una esterilla eléctrica

  1. precioso el tema..

    y, sí, empieza el frío en serio… pero no te preocupes. no hace falta llegar a abuelita para estirarnos al sol en cuanto aparece un rayito.. al menos yo ya lo hago 😉

    besos

  2. A mí el frío me gusta mucho pero tienes razón que el frío húmedo no tiene nada que ver con el seco. Yo estoy acostumbrada al de Madrid y el de Barcelona, después de tres inviernos, aún me choca mucho. Aquí te puedes poner todas las capas que quieras y el frío se te meterá igual en los huesos. En Madrid te abrigas y listo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s