My dearest friend

Este puente ha sido pasado por agua,  ha sido un largo fin de semana típico de otoño. Aunque no hemos podido hacer  la excursión con todos los amigos que habíamos planeado, si que hemos podido hacer otras cosas:  descansar, disfrutar de cenar con amigos , realizar el cambio de ropa de temporada en el armario. y acabar el libro del mes del club de lectura.

Pero el tema de hoy no es éste, el tema de hoy es la amistad. Uno de los significados que aparece en el diccionario de   la Real Academia Española de la lengua es el siguiente:

– Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Para mí la base de la amistad es dar lo mejor de uno mismo sin ningún interés de recibir nada a cambio. Saber que tu amigo/a siempre estará allí escuchando tus problemas, tus penas y alegrías y aunque no te lo vaya a solucionar, pero sabes que siempre está allí escuchando, que tienes su amparo cuando lo necesitas. Ese es el valor de la amistad para mí.

Dicen que los amigos de verdad se cuentan con los dedos de una mano, yo no estoy de acuerdo o al menos en mi caso. Y ahora mientras escribo y  por mi mente van pasando ellas una a una,   me doy cuenta que la mayoría de mis mejores  amigas, su nombre comienza por  M, curioso.

Y el sábado, 9 de octubre, fué el cumpleaños de una de ellas. Aunque nos separan más de 1200 kilómetros de distancia, Maria sé que puedo contar contigo,  y que siempre estás ahí, my dearest friend.  Este post es para tí, éste es mi pequeño detalle para ese día,  con algo de  retraso.